China cierra 66 campos de golf por considerarlo un "pasatiempo de la burguesía extranjera"

Cierres​El primer campo de golf se construyó en China hace solo 30 años, poco después del inicio de las reformas económicas y de la apertura del régimen comunista

Las autoridades chinas decretaron el cierre de 66 campos de golf que no disponían de las autorizaciones legales para operar, una medida que se inscribe en un contexto de lucha contra el alto tren de vida de los altos funcionarios de la administración.

Los cierres fueron anunciados el lunes por la noche en un comunicado hecho público por el ministerio de Territorio y Recursos Naturales y afectan a tres campos en Pekín y otras decenas repartidos por todo el país, incluso en la isla tropical de Hainan, destino favorito de la jet-set china.

El régimen comunista mantiene una particular guerra contra el golf, considerado durante mucho tiempo como un "pasatiempo de la burguesía extranjera".

Toda la zona norte del país sufre además de una sequía crónica, mientras que los campos de golf son grandes consumidores de agua.

El primer campo de golf se construyó en China hace solo 30 años, poco después del inicio de las reformas económicas y de la apertura del régimen comunista.

En 2004, las autoridades decretaron una moratoria en la construcción de terrenos destinados a la práctica de este deporte, aunque en una década su número ha pasado de 200 a los 600 actuales.

De cara a los Juegos de Pekín-2008, el golf fue rehabilitado e incluso se construyó en la capital un centro de entrenamiento de $80 millones.