Chinos reaccionan con alegría al fin de la política de hijo único

PoblaciónDurante casi cuatro décadas, la política del ‘hijo único’ estimuló las esterilizaciones, los abortos forzosos y el infanticidio

La ciudadanía china reaccionaba con alegría este jueves al término de una política vigentes desde 1979 que les impedía tener más de un hijo. La una nueva medida dictada por el Partido Comunista, único del país dice: “todas las parejas” que así lo deseen, podrán tener hasta dos hijos.

La decisión histórica la pedían a gritos demógrafos y economistas para frenar el envejecimiento de la población y estimular la economía. La restricción habría evitado el nacimiento de cerca de 400 millones de niños, señalan expertos.

Sin embargo a los demógrafos les preocupa que de todas formas muchos optarán todavía por tener un único hijo por costumbre, por el coste económico de su crianza o por la presión que supone tener un hijo en una sociedad tan competitiva como la china.

Chen Guangcheng, abogado de derechos humanos, quien estuvo encarcelado tras exponer abusos cometidos bajo esta polémica política, criticó a Pekín por no ir lo suficientemente lejos al abolir su vieja política.

"Si el Partido Comunista Chino (PCC) abandonara totalmente, hoy, la política de un solo hijo, aún le tomaría al país 50 años recuperarse del envejecimiento de su población", dijo Chen en una conversación telefónica desde Washington.

La población china ha envejecido de tal manera que su pirámide demográfica es similar a la de los países más desarrollados.