Chinchilla dice que deja condiciones para que próximo Presidente "corte cintas y ponga placas"

La Presidenta de la República, Laura Chinchilla, afirmó que la obligación de su Gobierno fue dejar las condiciones para para que su sucesor sí pueda "cortar las cintas y poner las placas". Para eso tuvieron que "mirar hacia adelante y procurar no ser mezquinos".

La mandataria aseguró este miércoles al medio día que, por ejemplo, su administración deja encaminados una serie de contratos para obras de infraestructura vial por $2.000 millones, para que el próximo Gobierno se dedique únicamente a supervisar las obras e inaugurarlas.

Aclaró que no pretendieron en ningún momento dejar las obras concluidas porque sabían que cuatro años era "poco tiempo" para concretarlas.

La gobernante confesó que le recomendaron no hacer nada porque "aquí solo malas interpretaciones", pero a pesar de eso continuó tomando las decisiones que le correspondía, por eso ahora aspira a que el nuevo Presidente venga a "dar las buenas noticias" de que las obras que ya quedan arrancadas, se concretaron.

La Presidenta de la República aseguró que en este país si un mandatario no está dispuesto a comprarse pleitos, las obras no salen. Y afirmó que Costa Rica es la única nación donde en la administración pública se delega hacia arriba y no hacia abajo.

Las declaraciones las brindó la jerarca del Gobierno en una conferencia de prensa posterior a la inspección del inicio de las obras de reubicación de servicios públicos para la ampliación a 5 carriles de la radial Santa Ana - San Antonio de Belén.