Chinchilla evita contacto con manifestantes en celebración del 11 de abril

Un estricto operativo de vigilancia le permitió a la presidenta Laura Chinchilla no tener contacto con quienes se manifestaban en contra de la concesión de la vía a San Ramón, durante el 157 aniversario de la Batalla de Rivas.

El cordón de vigilancia que la separaba a metros de quienes lanzaban ofensas como “filibustera” solo podía ser traspasado por estudiantes escolares que iban a participar en los desfiles de celebración, junto a sus.

En su discurso, Chinchilla omitió hablar sobre la polémica carretera y por el contrario se limitó a criticar el entrabamiento legislativa e instó en la necesidad de aprobar las reformas institucionales recomendadas por el Grupo de Notables.

Concluida su intervención, la mandatario no habló sobre las manifestaciones en su contra, solo se limitó a agradecer a los niños que dejaron entrar al Parque Juan Santamaría.

El ministro de Comunicación, Francisco Chacón aseguró nunca se negó a los opositores a dicha concesión la posibilidad de expresarse y que todo ocurrió según lo esperado.

Chinchilla sólo se quedó en las celebraciones del 11 de abril y aunque estaba previsto que participara en la inauguración de la nueva sede de la Universidad Técnica Nacional, a última hora abandonó la actividad.

Según su Ministro de Comunicación, su partida se debió a que el expresidente Luis Alberto Monge, quien era el homenajeado de la actividad iba retraso y la mandataria no lo podía esperar, pues tenía otros compromisos.