CIDH pide reformas para detener violencia e impunidad en Honduras

​ Fuerzas Armadas carecen del entrenamiento adecuado para el control de la seguridad ciudadana, según organismo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) abogó por reformar los cuerpos policiales en Honduras en un crítico informe divulgado este jueves, en el que alerta sobre los elevados índices de violencia e impunidad en el país centroamericano.

La CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) lanzó duras críticas sobre las policías militares y el rol preponderante de las Fuerzas Armadas en la seguridad ciudadana, la formación cívica de niños y la custodia de las cárceles.

"La seguridad ciudadana debería ser de competencia exclusiva de cuerpos policiales civiles, debidamente organizados y capacitados", dijo el comisionado Francisco Eguiguren, citado en un comunicado.

"Las Fuerzas Armadas carecen del entrenamiento adecuado para el control de la seguridad ciudadana", afirmó Eguiguren, señalando que la participación de los militares en tantas funciones "representa un riesgo para la vigencia del Estado de Derecho".

A pesar de una reciente disminución de los homicidios, Honduras sigue teniendo una de las tasas de violencia más altas de América Latina, según la CIDH, que realizó el informó tras una visita a ese país a finales de 2014 para evaluar la situación de los derechos humanos.

Sectores excluidos como mujeres, indígenas y afrodescendientes, son los más vulnerables a las violaciones de los derechos humanos, estimó el organismo, con sede en Washington.

"Durante la visita, la Comisión observó que una de las causas de la inseguridad ciudadana proviene del mismo cuerpo policial, de la policía militar y del ejército a través del uso ilegítimo de la fuerza, en algunos casos en complicidad con el crimen organizado", según el comunicado.

El país centroamericano también padece un alto nivel de impunidad, relacionado con la precariedad del sistema judicial. La CIDH recordó que 80% de los homicidios no eran investigados, según cifras oficiales publicadas en 2013.

Los jueces "deben contar con garantías reforzadas de estabilidad en sus cargos derivado de la necesidad de garantizarles un actuar independiente", dijo el comisionado José de Jesús Orozco, relator sobre defensores de derechos humanos.

Durante la presidencia de Juan Orlando Hernández, quien asumió hace dos años con la promesa de reducir la tasa de homicidios con el combate al narcotráfico, se ha extraditado a una decena de capos a Estados Unidos y reforzado la policía con los militares.

Honduras registró una reducción de la tasa de homicidios al pasar de 68 por cada 100.000 habitantes en 2014 a 60 al cierre del 2015, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional.