Cierre de planta de Intel en Costa Rica era "inevitable", según presidente de Cinde

El cierre de la planta de Ensamblaje y Prueba por parte de Intel en el país era "inevitable", según el presidente de la Coalición de Iniciativa para el Desarrollo (Cinde), José Rossi.

Desde finales del 2013 el Gobierno tenía conversaciones con Intel por los cambios que se venían dando en el mercado global.

Pese a ello, según explicó la directora de Cinde, Gabriela Llobet, no fue sino hasta la tarde de este lunes que el CEO del gigante tecnológico, Brian Krzanich, le comunicó la decisión a la presidenta de la República, Laura Chinchilla.

presidente de cinde, josé rossi

En ese sentido, el intercambio que hasta entonces había existido con Intel se limitaron a simples conversaciones del entorno, según la ministra de Comercio Exterior, Anabel González.

González aseveró que estos cambios "están fuera de Costa Rica" y que definitivamente se vincula con una estrategia de una empresa que tiene que replantearse ciertos elementos para seguir siendo exitosa. "Cada empresa tiene que tomar la decisión que considera que es mejor para su negocio y me parece que esto es lo que presentó la empresa Intel", manifestó González.

Ante el anuncio de Intel, la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) expresó a través de un comunicado que lamenta la decisión tomada por esta transnacional, aunque al mismo tiempo comprende que las empresas globales toman decisiones estratégicas, de acuerdo con las tendencias del mercado.

Asimismo, el presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, informó que la mañana de este martes sostuvo una reunión con la vicepresidenta de Intel, Shelly Esque, con el objetivo de conocer de primera mano las razones que llevaron a Intel a anunciar la disminución de algunas de sus operaciones en Costa Rica.

"Los funcionarios indicaron que es el resultado de valoraciones corporativas que se iniciaron hace varios meses en el marco de una discusión general sobre las nuevas condiciones del mercado mundial y sus efectos sobre las políticas de producción de la empresa. En ese sentido, la decisión adoptada en nada guarda relación con la elección del nuevo gobierno costarricense o de las condiciones del mercado nacional como potencial espacio para las inversiones externas", indicó Solís.

El mandatario electo se comprometió a promover fuertemente la inversión extranjera directa, para fortalecer al país en esta área.