Seis películas ticas para celebrar el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual

RecomendaciónLa memoria audiovisual del país se asienta en filmes que han marcado un hito en la cinematografía nacional

"Viaje" de Paz Fábrega, "Michael Yordan de viaje perdido" de Miguel Gómez, "El Regreso" de Hernán Jiménez, y "El Retorno de A.F. Bertoni" (primera cinta realizada en el país), son cuatro de los audiovisuales costarricenses que han contribuido en la construcción de la identidad nacional, espejos en los cuales la población ve reflejada su historia, paisaje, costumbres, problemáticas sociales e idiosincracia.

Con estas características del lenguaje audiovisual en mente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró el 27 de octubre como el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual.

En el marco de la conmemoración de este día, el investigador y comunicador del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica (Centro de Cine), Roberto García, señaló la importancia de preservar el patrimonio audiovisual, registro de las imágenes que a partir de 1920 hasta la actualidad retratan personajes, acontecimientos y lugares de nuestra historia como país.

"Encendés un proyector y en una pared o un lienzo un haz de luz sale y la vida vuelve; volvés a ver la avenida central de San José en las distintas épocas. En ese sentido el gran valor del patrimonio es la identidad de un pueblo, su desarrollo, su paisaje geográfico y humano", señala García.

Costa Rica cuenta con un archivo de la imagen resguardado por el Centro de Cine. En él, se han digitalizado materiales audiovisuales con películas como "El Retorno", que fue filmada en 1930 y es considerada una obra maestra del cine silente en América Latina, explicó.

La institución también ha ido digitalizando documentales emblemáticos de los años 70, dirigidos por los pioneros de este género en Costa Rica: Víctor Vega, Víctor Ramírez y Carlos Freer.

Gustavo Fallas, coordinador académico de la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Véritas, rescata el valor de los documentales de la década de los años 70 del Centro de Cine (en ese entonces Departamento del Cine del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes), filmes como "Eulalia" de Óscar Castillo, "El Regreso" de Hernán Jiménez y "El camino" de Ishtar Yasin, son piezas fundamentales para comprendernos como costarricenses a partir del audiovisual.

AmeliaRueda.com recomienda seis películas nacionales consideradas hitos por tres especialistas en la materia: María Lourdes Cortés del Fondo Cinergia, García del Centro de Cine y Fallas de la Universidad Veritas.

Viaje de Paz Fábrega (2015)

Viaje es la historia del encuentro entre Luciana y Pedro, dos jóvenes de espíritu libre que no creen en compromisos ni ataduras matrimoniales. Luciana y Pedro emprenderán un viaje al Parque Nacional Volcán Rincón de la Vieja, lugar en el que se encontrarán consigo mismos y descubrirán que el amor es solo otro pasajero.

Michael Yordan de viaje perdido de Miguel Gómez

La película narra la historia de Maikol Yordan Soto Sibaja, personaje televisivo creado por el grupo La Media Docena, un campesino costarricense ingenuo y bonachón, y sus peripecias al viajar a Europa.


El Regreso de Hernán Jiménez (2012)

"El regreso" cuenta la historia de Antonio, un joven que vuelve a Costa Rica luego de una década de vivir en el extranjero. A través de duras e inesperadas lecciones, Antonio deberá enfrentar un oscuro pasado para abrirle las puertas a todo lo que el presente le ofrece.

El camino de Ishtar Yasin (2008)

Saslaya, una niña de 12 años, emprende el viaje de Nicaragua a Costa Rica, junto a su pequeño hermano Darío, en la búsqueda de su madre, quien emigró hace ya ocho años. Se mezclan ficción y documental, poesía y realidad.

Eulalia de Óscar Castillo (1987)

Eulalia retoma en tono de parodia el trillado tema de la campesina ingenua que llega a la ciudad. El filme, que plantea igualmente el problema de la migración, tuvo un éxito de público sin precedentes.

La Segua de Antonio Yglesias (1984)

El argumento de La Segua se basa en la obra de teatro homónima del escritor costarricense Alberto Cañas, acerca de una mujer muy hermosa que se aparece por las noches a los hombres solos, pero que se transforma en un terrorífico monstruo con la cabeza de caballo.