Comenzó juicio por encubrimiento del atentado a centro judío en Buenos Aires

debate​Familiares de víctimas dicen que juicio puede marcar precedente contra la impunidad

A 21 años del peor atentado en la historia argentina, contra el centro judío AMIA, empezó este jueves el juicio contra 13 acusados por encubrir y desviar pruebas, entre ellos el expresidente Carlos Menem que faltó por "problemas de salud".

Familiares de víctimas de este atentado que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994 dijeron que el juicio puede marcar un precedente contra la impunidad, pero algunos acusados calificaron el proceso como "una escenografía" que no servirá de nada.

Se escucharon silbidos tras el anuncio en el Tribunal Oral Federal 2 de Buenos Aires de la ausencia del expresidente de 85 años (1989-99), por problemas de salud señalados por su abogado, Omar Daer.

"Es una vergüenza, quiso evitar las fotos", dijo a la AFP Diana Malamud, cuyo marido trabajaba en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y murió en el atentado y que ha sido un referente de la Asociación Civil Memoria Activa.

Sergio Burstein, de la agrupación de familiares 18J, agregó: "Nosotros padecimos el ocultamiento, el engaño. Se nos rieron en la cara. Nos negaron saber la verdad. Lo único que esperamos del juicio es torcer el brazo a la impunidad".

La defensa de Menem pidió en el tribunal, presidido por el juez Jorge Gorini, que siga el juicio por videoconferencia, decisión que quedó pendiente al considerar "ilegible" el informe médico.

Otro de los acusados ausentes fue el extitular de los servicios de inteligencia Hugo Anzorreguy, hospitalizado por una infección.

Los fiscales Roberto Salum y Sabrina Namer forman parte del equipo de la Unidad Fiscal de Investigación AMIA que reemplazó a Alberto Nisman, hallado muerto en enero pasado.

Este juicio no es contra acusados del atentado en sí, sino sobre los inculpados de haber ocultado pruebas y desviado la investigación.