Comerciales mundialistas, derroche de talento y creatividad

El músculo publicitario de las más poderosas corporaciones se luce en la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014. Con presupuestos

multimillonarios contrataron la producción de comerciales inolvidables para posicionar sus marcas.

La cadena de deportes estadounidense, ESPN, escogió una cita a ciegas para narrarla como si se tratara de un partido de fútbol.

Si en Argentina son apasionados por el fútbol, sus comerciales no se reservan ese amor por la albiceleste. No en vano se jactan de ser los inventores del amor por el fútbol.

El poderoso banco brasileño Itaú convoca a todos los corazones verdeamarillos a asistir a los estadios, y el Banco de Chile revive a los mineros rescatados en 2010 para lanzar una amena advertencia: a los chilenos nunca hay que darlos por muertos.

La multinacional Nike recurre a una compleja producción con estrellas del medio deportivo y efectos visuales de primer nivel en tres distintos comerciales.



Una inteligente combinación de fútbol y cine, donde se rompe la cuarta pared durante un partido mundialista, sirve para promocionar al proveedor de televisión y radio satelital, DirecTV.

La cadena de comida rápida McDonald's se inclinó por un perspicaz comercial que prescindió de efectos especiales.

Pepsi recurrió a tres estrellas, veteranos del fútbol mexicano, y los transformó en aficionados, mientras que su rival Coca Cola narra una compleja historia de los apasionados argentinos.