No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¿Cómo es conducir una carroza?: "Hay que imaginarse la calle"

H​endijas y cámaras marcan la ruta a conductores en Festival de la Luz

Douglas Granados dejó su rutina como operador de las unidades extintoras del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica para tomar el volante de una carroza que -por segundo año consecutivo- busca ser la mejor en el tradicional Festival de la Luz.

Primero tiene que "encaramarse" en una pequeña cabina en la parte frontal de "La Fábrica de la Prevención" del Instituto Nacional de Seguros (INS), en donde se ve rodeado por estructuras de materiales como poliéster y madera, para seguidamente ir a mínima velocidad por el Paseo Colón, despertando ilusión y sonrisas en más de un millón de personas que se reúnen para el principal evento de la época navideña en el país.

Por dentro parece aburrido. En realidad es de los trabajos más cuidadosos, pues debe conducir prácticamente a ciegas. El camino se lo indican por radio desde afuera.

Se sienta inclinado, casi acostado, para poder meter cambios y tomar un manubrio que fue alterado de manera que quien lo dirige pueda "medio ver" entre pequeñas grietas las líneas que se anteponen en el camino. Así traza una ruta imaginaria que le permite llevar la carroza.

En las últimas dos ocasiones fue "Tota" quien estuvo tras el volante y para este año, asegura sentirse orgulloso y lleno de satisfacción en la búsqueda de un nuevo reconocimiento para la aseguradora.

Fiel al concepto de la prevención en carretera, la carroza tiene en la cabina del chofer un monitor que transmite en tiempo real lo que capta una cámara en la parte del frente del vehículo. Además, Granados conduce con una diadema en la que se comunica con supervisores quienes lo van dirigiendo en cuanto a velocidad y dirección.