Con anuncio en Facebook traficantes ofrecieron "nueva vida" en Italia a migrantes sirios

tráfico​Refugiado contó su travesía a autoridades

Un anuncio publicado a través de la red social Facebook permitió a traficantes contactar a un grupo de migrantes sirios interesados en "una nueva vida" en Italia.

Según reseñó este domingo el diario italiano La Repubblica los traficantes difundieron un anuncio en Facebook en el que ofrecían una travesía por 5.500 dólares por persona o 4.500 dólares para los grupos de por lo menos 25 personas.

El "capitán" del carguero que transportó la semana pasada a cerca de 800 migrantes sirios indocumentados hacia las costas italianas, contó los detalles de su travesía.

"Me prometieron 15.000 dólares y la posibilidad de venir con toda mi familia", explicó Sarkas Rani, un sirio de 36 años, según un relato reconstituido en base a su interrogatorio realizado por la policía italiana que lo arrestó el 31 de diciembre en Gallipoli (sureste).

"Llegué a Turquía en avión desde Líbano, donde estaba refugiado. Allí me contactó un conocido que sabía que yo era capitán de navío", agrega.

Ambos hombres se encuentran en Estambul, se ponen de acuerdo y Sarkas Rani se embarca con tres hombres más rumbo a Mersin. En este puerto turco cercano a la costa siria, el barco permanece dos días esperando a los migrantes.

El tercer día, un barco lleva al primer grupo de 30 personas al carguero. Durante cuatro días prosiguen las idas y venidas y el 25 de diciembre hay cerca de 800 personas, hombres, mujeres y niños, en el carguero.

Según Rani, las autoridades turcas no realizaron ninguna verificación.

"Yo mismo tracé la ruta hacia Italia", cuenta. Dado el mal tiempo, se acerca a las costas griegas y toma contacto con las autoridades para obtener la autorización de ponerse a cubierto en una bahía hasta que mejoren las condiciones meteorológicas. Las autoridades griegas le otorgan dicha autorización sin tampoco llevar a cabo ninguna verificación, agrega Rani.

El barco vuelve a zarpar rumbo a la costa sur de Italia. Sarkas Rani abandona el puente de mando y se refugia en la cala tras haber bloqueado el timón y el motor. El navío avanza a unos seis nudos (11 km/h) directamente hacia la costa y se hubiera estrellado de no mediar la intervención de la marina italiana.

Los guardacostas localizan el navío que no responde, suben a bordo y a menos de cinco millas (9 km) de la costa logran tomar el mando del carguero, antes de conducirlo al puerto de Gallipoli con 768 sirios a bordo.

Dos días después, la marina italiana intercepta otro carguero con 360 migrantes sirios a bordo.