No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Con complicidad de oficiales de Migración, grupo criminal traficaba migrantes chinos a Costa Rica

​110 personas ingresaron de ese modo al país desde el 2016

Con complicidad de 10 oficiales de la Policía Profesional de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), un grupo criminal traficaba migrantes chinos a Costa Rica por un monto de $22.000 por persona.

Dicha organización -dedicada al delito de tráfico ilegal y trata de personas- fue desarticulada la mañana de este martes en un operativo internacional llamado "Cielo y Tierra", el cual se hizo en asocio con las autoridades de Panamá.

En la diligencia judicial, las autoridades policiales costarricenses detuvieron a los 10 agentes y 19 personas más, entre ellos a los tres líderes de la agrupación: Cen Mo Quighi, Bon Bin Chen y Paola Leung Laos; todos ellos procedentes de China, con estatus regular en el país y sin antecedentes.

Aún resta por detenerse a un onceavo funcionario y otras tres personas, de acuerdo el ministro de Seguridad, Michael Soto Rojas.

El jerarca indicó que que los 110 asiáticos traficados desembolsaron el dinero con el fin de ser trasladados a Estados Unidos y Canadá; tres de ellas eran menores de edad.

Además, trataron un número hasta ahora desconocido de personas que podrían haberse enviado a América del Norte o que podrían estar en el territorio nacional pagando "una deuda eterna" correspondiente a los costos en los que incurrió la banda delictiva en traerlos para "darles oportunidades de empleo", situación que finalmente no ocurre, pues son explotados laboralmente en comercios y restaurantes de compradores de la organización.

La ruta para las víctimas empezaba en su país de origen, desde donde eran trasladados a Europa y de ahí hacia Perú, Colombia, Ecuador o Bolivia; posteriormente hacia el país.

De acuerdo con el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza Espinoza, los asiáticos ingresaban al país tanto por el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, donde un un grupo de funcionarios obviaba controles migratorios y sellaba documentos oficiales; a lo igual que por el puesto fronterizo las Tablillas, en Zona Norte.

A partir de ahí, un segundo conjunto de miembros de la agrupación distribuía a los migrantes hacia hoteles en el Gran Área Metropolitana (GAM). Después, eran traslados a Norteamérica desde Costa Rica y desde Panamá. Para la estadía en el país, un notario se encargaba de normalizar los documentos de las víctimas.

Según la fiscala general de la República, Emilia Navas Aparicio, la investigación inició en el 2016 y que en el operativo se encontraron cantidades hasta ahora no contabilizadas de dinero en dólares, yuanes y colones. También se hallaron armas de fuego, documentos alterados, equipo tecnológico y vehículos.

Contra las personas traficadas, la jefa del Ministerio Público indicó que no pesa ningún tipo de delito por desembolsar dinero para dejar China, pues "son personas vulnerables, de las que se aprovecharon los traficantes para explotarlos y atentar contra su dignidad humana".

En los operativos fueron halladas dos víctimas en Pocosol de San Carlos, Alajuela, cuyo estado de salud hasta ahora es desconocido. La directora de Migración, Raquel Vargas Jaubert, señaló que estos recibirán atención mediante un protocolo especial.

Los detenidos serán intimados en la sede de la Policía Judicial. Luego el Ministerio Público determinará las medidas cautelares que solicitará contra los imputados.

Los jerarcas en materia de seguridad explicaron que, de momento, no pueden revelar datos sobre los líderes porque serán sometidos a proceso. Ellos tienen un centro de operación en una marisquería situada en Sabana Este y usaban una persona jurídica llamada Asesores Empresariales de Costa Rica para simular los documentos.

Simultáneamente, el Ministerio Público y la Policía Nacional de la nación vecina del sur realizaron 12 allanamientos en Chiriquí (fronteriza), Coclé, Panamá Oeste y Ciudad de Panamá, donde 10 personas resultaron aprehendidas.

El operativo en Costa Rica incluyó la participación del OIJ, la Fuerza Pública, Policía de Control de Drogas (PCD), el Servicio de Vigilancia Aérea (SVA), la Policía de Control Fiscal, la Unidad Especial de Apoyo, la Unidad Especial de Intervención (UEI, grupo especial de choque de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional) y el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafron).