No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Tribunal Penal rechaza acuerdo que eximía a ambientalista Paul Watson por atacar barco tico

Fundador de Sea Shepherd concilió con pescadores puntarenenses para tratar de evitar proceso penal

El ambientalista canadiense Paul Watson fracasó en su intento de esquivar un proceso penal en su contra por atacar una embarcación puntarenense en el 2002.

Esto luego de que el Tribunal Penal de San José, en una resolución del 19 de agosto pasado, rechazó un acuerdo extraprocesal al que habían llegado los representantes legales de Watson y los pescadores ticos que iban a bordo del Varadero 1, embarcación que fue embestida por el Ocean Warrior, comandado por el ambientalista.

En esa conciliación se acordó un monto económico para reparar a los siete tripulantes ticos y al dueño del Varadero 1; además, Watson, fundador de la organización Sea Shepherd, se comprometió a realizar acciones a favor de la conservación del ambiente.

Así lo detallo el abogado de los pescadores, Luis Peraza. La cifra económica del arreglo no fue revelada debido a que hay un acuerdo de confidencialidad.

Las razones que brindó el tribunal se fundamentan en que Watson es un reo rebelde, pues, pese a que existe un proceso en su contra, no se ha presentado a las audiencias, por lo que hay una orden de captura en su contra.

Además el delito por el que se le acusa es de acción pública; por lo que no cabe un acuerdo extraprocesal. La acusación es por "peligro de naufragio", acción estipulada en el artículo 251 del Código Penal y que establece una pena de prisión que va de dos a seis años.

"...el encartado se encuentra rebelde, ha evadido la justicia costarricense y ha sido absolutamente reacio en cumplir sus obligaciones como acusado...su manifiesta desobediencia mantiene el proceso suspendido hasta que se de su debida captura y sometimiento obligatorio al proceso", dice la resolución de la que AmeliaRueda.com tiene copia.

Pesadilla en el mar

El ataque del Ocean Warrior fue grabado por el propio Watson y se ha publicado en programas de televisión y en documentales. El ambientalista, acusado de extremista por sus detractores, justifica su accionar alegando que la embarcación costarricense estaba pescando de forma ilegal.

Las tripulación del Varadero I, en contraste, sostiene que se encontraba a la deriva y que fueron embestidos de forma violenta, pese a no mostrar resistencia.

Uno de sus tripulantes, Faustino Gómez, recuerda que se vivieron momentos de mucha tensión y que las secuelas de ese día lo han acompañado desde entonces. Tanto él como sus compañeros esperan que la "pesadilla" que vivieron se termine con la conciliación.

Ante la negativa del Tribunal Penal, el abogado de Paul Watson, con el respaldo de una coadyuvancia del abogado de los pescadores del Varadero 1, acudirá a la Sala Constitucional en busca de que los magistrados le den la razón.