Construcción de nuevo edificio legislativo arrancará en febrero del 2018

obra​Siete empresas presentaron propuestas y en dos semanas se espera adjudicar el proyecto

El nuevo edificio que albergará el Congreso iniciará con su construcción en febrero del 2018, al menos eso prevé la administración a la espera de que los trabajos de movimientos de tierra no se sigan viendo afectados por las lluvias a lo largo de este año.

El director de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, comentó que se encuentran en la fase final de análisis de las propuestas de empresas que participaron en la licitación de la obra de $90 millones.

En total, siete compañías presentaron sus ofertas, de las cuales cuatro son costarricenses.

"La licitación del edificio salió en marzo, se recibieron ofertas en junio, algunas de ellas con presupuestos dentro del margen que establecimos, y a partir de julio, agosto y setiembre estuvimos en el periodo de análisis de oferta por parte de unidad del proyecto", indicó el director de la Asamblea Legislativa.

Ayales señaló que las ofertas ya pasaron por los filtros del Banco de Costa Rica (BCR) y el mismo Congreso como fiscalizadores del proceso y espera que en dos semanas se adjudique la obra.

La entidad financiera es la que administra el fideicomiso para el financiamiento del proyecto, cuya finalización y habilitación completa se estima 2020.

Atrasos por lluvias

El 13 de marzo anterior la demolición de la antigua biblioteca de la Asamblea marcó el punto inicial del proyecto.

El consorcio Rodio Traesa se hizo con la adjudicación por un monto de ¢3.200 millones. Los trabajos consisten en retirar el inmueble del terreno donde se levantará el nuevo edificio, la construcción de un muro de contención y el respectivo retiro de la tierra.

Ayales comentó que las labores venían a buen paso hasta los meses recientes cuando el aumento de lluvias en el país entorpecieron el avance de las obras.

Debido a los imprevistos esta fase del proyecto podría extenderse hasta enero del próximo año.

"En este momento la licitación de la unidad administradora va con un avance de 80 por ciento, eso estaba para entregarse en diciembre, pero hemos tenido atrasos por cantidad de lluvia que ha dificultado la extracción y la ida a botar de la tierra", detalló Ayales.

Aunque se trata de un atraso, el director de la Asamblea considera que no genera un gran impacto en el calendario previsto, sin embargo, esperan que las condiciones del tiempo no continúen perjudicando el panorama.

El proyecto que se encuentra en ejecución tuvo que atravesar un pasadizo de cuestionamientos y retrasos.

El actual diseño enfrentó una serie de tropiezos. Uno de los más notables fue la negativa del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Costarricense (CICPC) de dar el permiso para el inmueble aduciendo que minimizaría otros edificios declarados patrimonio en los alrededores.

A lo anterior se sumó la valoración de la Contraloría General de la República (CGR), a través de su jerarca, Marta Acosta, quien señaló que el Congreso actuó incorrectamente al girar $700 mil del presupuesto para el edificio legislativo al contratista de la obra Javier Salinas, cuando el contrato exigía que se debían tener todos los permisos para que esto sucediera. En ese momento se carecía del requisito del CICPC.

Por esta misma situación, se abrió una investigación en el Ministerio Público contra legisladores de Directorio Legislativo 2014-2015 por peculado, cuya causa posteriormente fue desestimada.

La infraestructura contará en el costado oeste con un ventanal de seis metros de ancho por 15 metros de alto y alrededor contará con ventanas de 1,80 metros alto por 60 cm de ancho. Este diseño permitirá que la temperatura interna se mantenga en 24 grados ahorrando la necesidad de activar aire acondicionado.

El inmueble se alimentará parcialmente de energía solar y eólica. Además habrá tanto un jardín en su piso superior como una plazoleta en el centro.

El edificio incluye un túnel para conectar con el antiguo inmueble y un área para parqueo de diputados y funcionarios.

Aunque no estaba incorporado en el proyecto inicial, se adicionó la construcción de una plazoleta la calle 15 entre avenidas 0 y 1 (oeste del actual Congreso). La intención es interconectar mediante este bulevar el Parque Nacional y la Plaza de la Democracia.