Consulado en Miami activa protocolo para 11.600 ticos ante llegada de huracán Michael

Emergencia

El Consulado General de Costa Rica en Miami en Florida, Estados Unidos, activó este martes un protocolo de emergencia ante la llegada del huracán Michael, el más potente que azota la costa oeste de estado en más de un siglo, con vientos máximos sostenidos de 250 km/hora que pueden causar una "devastación inimaginable", según autoridades.

La jefa del Departamento Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MREC), María Cristina Castro, explicó a AmeliaRueda.com que la medida tiene como fin establecer comunicaciones con los 11.600 costarricenses empadronados del estado situado al sureste del gigante norteamericano. La mayoría de ellos habitan en Orlando, ciudad del condado Orange, lejano a Palm Beach, del que se espera registre mayor afectación.

Ante la presencia del fenómeno meteorológico, la representación recomienda a los habitantes nacionales en territorio estadounidense mantenerse informado por medios oficiales, seguir las autoridades locales, realizar la evacuaciones obligatorias, mantener a mano los documentos de identidad en una bolsa con la que se pueda evitar que se mojen y llamar al 9-1-1 en caso de que se presente alguna emergencia.

La cónsul Andrea Arroyo y su equipo mantendrán un monitoreo constante de los ciudadanos ticos en la región utilizando medios actuales como redes sociales, teléfonos, mensajería y correo eléctrico. Quienes deseen comunicarse con la entidad, pueden hacerlo mediante el Facebook Consultado de Costa Rica en Miami y las direcciones aarroyo@rree.go.cr y consuladomiami@rree.go.cr.

El Consulado en Miami además recomendó descargar la aplicación de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para obtener información sobre el tiempo, consejos, órdenes, listas de albergues, entre otras.

Arribo del fenómeno

El ojo del huracán ingresó a tierra firme cerca de Mexico Beach, un poblado a unos 32 kilómetros al sureste de Panama City, cerca de las 1:00 p.m. (hora local) como un fenómeno de categoría 4 en el máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

A lo largo de esta jornada, Michael azotará con fuertes vientos y una lluvia intensa a las comunidades de la franja noroeste de Florida, que por su geografía es conocida como el "panhandle" -mango del sartén, en español- y que se extiende a lo largo del Golfo de México.

"Se espera que el huracán Michael sea la tormenta más destructiva que azota el 'panhandle' de Florida en un siglo", dijo el gobernador Rick Scott. "A lo largo de nuestra costa, las comunidades verán una devastación inimaginable".

"El Centro Nacional de Huracanes espera una marejada de entre 9 y 13 pies (2,7 a 3,6 metros)", añadió. "El agua llegará varias millas tierra adentro y podría fácilmente alcanzar los techos de las casas".

Al informar al presidente Donald Trump en la Casa Blanca, el jefe de la agencia de emergencias FEMA, Brock Long, dijo que Michael es el huracán más intenso que azota el área desde 1851.

Cientos de miles de personas en 30 condados recibieron órdenes de evacuación obligatoria, pero el gobernador dijo el miércoles a los residentes que aquellos que no se fueron deben quedarse en sus casas porque ya es muy tarde para irse del lugar.

"El momento de evacuar las zonas costeras ya pasó. Refúgiense y sean cuidadosos", añadió. "No salgan en medio de esto. No lo sobrevivirán, es mortal".

Miles de personas ya habían quedado sin servicio eléctrico a media jornada.

Un huracán histórico

Long dijo que muchos edificios en Florida no están construidos para resistir una tormenta con vientos por encima de la categoría 3.

Los residentes del estado vecino de Georgia también esperan un fuerte impacto de la tormenta. "Los ciudadanos en Georgia necesitan despertar y prestar atención", añadió Long.

El alcalde de la ciudad de Panama City Beach, Mike Thomas, dijo que teme que habrá víctimas pero que el personal de emergencia no saldrá a hacer rescates si los vientos superan los 80 kilómetros por hora.

"Será horrible", dijo Thomas a CNN. "Tendremos personas heridas", aseguró.

Trump declaró el estado de emergencia para Florida, lo que permitió liberar medios materiales suplementarios y fondos federales.

FEMA tiene más de 3.000 personas en el terreno, mientras el gobernador Scott dijo que había activado a 3.500 guardias nacionales.

En los estados de Georgia y Alabama se emitieron declaraciones de emergencia.

"Después de Florida, Michael podría tocar "partes de Georgia y, lamentablemente, otra vez Carolina del Norte y del Sur", ya golpeadas por Florence hace un mes, señaló Trump. Florence causó unos 40 muertos y miles de millones de dólares en daños.

El año pasado, una serie de huracanes catastróficos azotó el Atlántico occidental. Los más arrasadores fueron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que azotó el Caribe y dejó casi 3.000 muertos en el territorio estadounidense de Puerto Rico.

La temporada de huracanes del Atlántico termina el 30 de noviembre.