Contrabando con valor superior a $5 mil será castigado con multas y cárcel, tras aprobación de nueva ley

Castigo​Quienes sean detenidos más de una vez y sumen los ¢2,5 millones también se exponen a cárcel

Quienes introduzcan o extraigan mercancías al país con un valor superior a los $5 mil y evadiendo el control aduanero se expondrán a penas de prisión de tres a cinco años de cárcel.

DIPUTADO DEL PLN, ROLANDO GONZÁLEZ

Así lo aprobaron los 39 diputados presentes en el Congreso la tarde de este martes al votar afirmativamente el expediente 19.407, Ley para Mejorar la Lucha contra el Contrabando.

El umbral actual es de $50 mil.

La iniciativa fue impulsada por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Hacienda y contó con el apoyo decisivo de los legisladores Rolando González del PLN y Ottón Solís del PAC, que retiraron una propuesta similar.

González explicó que esta ley es una herramienta para detener el flagelo de las mercancías ilícitas las cuales "debilitan las finanzas públicas y la moral colectiva".

Con él coincide el viceministro de Egresos, José Francisco Pacheco, quien un día después de presentar el proyecto de Ley del Presupuesto de la República 2016, señaló esta ley como prioritaria para captar recursos inmediatos y subsanar -en parte- el déficit en las finanzas públicas.

Esta reforma a la Ley General de Aduanas de 2011 también castiga a quien transporte, almacene, adquiera, venda, done, oculte, use, dé o reciba en depósito, destruya o transforme, mercancía de cualquier clase, valor, origen o procedencia introducida al país, eludiendo el control aduanero.

También introduce penas de cinco a quince años de prisión y la multa equivalente a cuatro veces el monto del valor aduanero de las mercancías que hayan eludido los controles de ley cuando el delito se perpetre mediante el empleo de violencia o intimidación.

Asimismo, cuando se utilice un medio de transporte acondicionado o modificado en su estructura, con la finalidad de transportar mercancías eludiendo el control aduanero o see hagan figurar como destinatarias, en los documentos referentes al despacho de las mercancías, personas físicas o jurídicas a quienes se les haya usurpado su identidad, o personas físicas o jurídicas inexistentes.