Control de mayor represa de Irak es arrebatado a insurgentes con el apoyo de EE.UU.

crisis​Un responsable del ejército aseguró que los combates terminaron

Las fuerzas kurdas, apoyadas por la aviación estadounidense, arrebataron este domingo la represa más importante de Irak a los yihadistas del Estado Islámico (EI), quienes a su vez se enfrentan a tribus sunitas en el oeste del país.

"La represa de Mosul ha sido completamente liberada", declaró Ali Awni, un responsable del principal partido kurdo, quien añadió que los combates se llevaron a cabo actualmente en Tal Kayf, una localidad en manos de los yihadistas a un centenar de kilómetros de la planta.

Un responsable del ejército aseguró que los combates terminaron y señaló que algunas zonas eran inaccesibles a causa de las bombas colocadas por los insurgentes.

Las fuerzas kurdas lanzaron el sábado una ofensiva para retomar el control de esa represa que suministra agua y electricidad a la mayor parte de la región y que cayó en manos de los yihadistas el 7 de agosto.

Estados Unidos, que inició bombardeos el 8 de agosto, lanzó en los dos últimos días 23 ataques aéreos con aviones y drones.

El objetivo de estas acciones es apoyar "los esfuerzos humanitarios, proteger las infraestructuras importantes, al personal y las instalaciones de Estados Unidos en Irak, y ayudar a las fuerzas de seguridad kurdas", explicó el comando militar estadounidense en Oriente Medio y Asia Central.

Irak está sumido en el caos desde que los yihadistas sunitas lanzaron una ofensiva el 9 de junio al norte de Bagdad, que se extendió a principios de agosto a las localidades próximas a la región autónoma del Kurdistán.

Tras el lanzamiento de esta ofensiva, las fuerzas kurdas se hicieron con el control de varias zonas del norte del país abandonadas por las fuerzas iraquíes y lanzaron a principios de julio un proyecto de referéndum de independencia del Kurdistán.