Controvertido desfile en Escocia pide no votar por independencia del Reino Unido

referéndumNuevo sondeo de la campaña prounionista “Mejor Juntos” publicado este sábado volvió a dar una ventaja al “no”, con 47% de la intención de voto

La campaña del referéndum independentista de Escocia prosiguió este sábado con el controvertido desfile en las calles de Edimburgo de miles de integrantes de la orden protestante de Orange, opuestos radicalmente al desmembramiento del Reino Unido.

Esta marcha fue precedida por advertencias del aumento de tensión al acercarse la fecha del referéndum, el próximo jueves.

"Estamos orgullosos de formar parte de Gran Bretaña. Estamos apasionadamente a favor de la unión. Estamos aquí para incitar a votar 'No'", afirmó Henry Dunbar, Gran Maestro de la Gran Logia de la orden en Escocia, durante un mitin realizado a la sombra del Castillo de Edimburgo.

En toda Escocia los militantes de ambas partes salieron a las calles, después de una semana durante la cual los unionistas incrementaron sus esfuerzos ante un aumento del apoyo a la independencia.

Un nuevo sondeo de la campaña prounionista "Mejor Juntos" publicado este sábado volvió a dar una sólida ventaja al "no", con 47% de la intención de voto, frente al 40,8% en favor del "sí" y más del 12% de indecisos.

Decenas de autobuses procedentes de todas las ciudades de Escocia -que tiene 32% de protestantes, 16% de católicos y 37% que afirman no tener religión-, pero también de Irlanda del Norte y del País de Gales, convergieron a primeras horas de la mañana en Meadows, un gran parque que se encuentra junto al Castillo de Edimburgo.

Los miembros de Orange de Irlanda del Norte e Inglaterra se unieron el sábado a la marcha para apoyar la unión, aunque esto causó tensiones con la campaña oficial "Mejor Juntos".

Esta organización protestante integrada por miembros de la clase obrera, muy favorables a la unión, ha sido acusada de incentivar el sectarismo. Las marchas de sus miembros en Irlanda del Norte a través de áreas católicas a menudo desembocaron en actos de violencia.

Los organizadores de la marcha del sábado insistieron en que se trata de un acontecimiento pacífico, y pidieron a los miembros que "conserven su sangre fría y su dignidad" cuando deban enfrentar a los partidarios del "Sí".

"Ha llegado la hora de la verdad"

La viceprimera ministra Nicola Sturgeon, número dos del Partido Nacional Escocés (SNP), que hace campaña este sábado en Glasgow, afirmó que el impulso continuaba a favor del sector pro independentista, a pesar de una ligera modificación en las encuestas.

"La campaña del 'Sí' ha sido apoyada por un aumento de la confianza en sí mismos de los habitantes de Escocia", afirmó.

"Ese impulso sigue creciendo y pronto será invencible, pues la gente rechaza la campaña orquestada por Downing Street para disuadir a Escocia", agregó.

Después de que el sector del "Sí" registró un sensacional aumento en una encuesta el fin de semana pasado, el primer ministro británico David Cameron y el líder de la oposición laborista Ed Miliband visitaron Escocia, para participar en una nueva iniciativa a favor del sector partidario de la unión con el Reino Unido.

Importantes economistas y dirigentes empresariales lanzaron una serie de advertencias sobre los riesgos económicos de romper la unión, que tiene 300 años, y dos sondeos de YouGov e ICM realizados el viernes mostraron que los unionistas habían recuperado una pequeña ventaja.

El ministro de Finanzas George Osborne y el director del Banco de Inglaterra Mark Carney dijeron el viernes que habían anulado sus planes de asistir a una reunión del G20 en Australia para hacer frente a las consecuencias económicas que podía tener un voto en favor de la independencia.

Sin embargo, el sector del "Sí" afirmó que esas advertencias eran "totalmente especulativas".