Copiloto señalado como responsable de accidente aéreo en Francia no tenía ningún ligamen con terrorismo

SospechosoFuncionario se quedó solo en la cabina de pilotaje tras la salida del piloto, accionó el botón de descenso y no dejó abrir la puerta

La investigación sobre la catástrofe del Airbus A 320 de Germanwings en los Alpes franceses dio el jueves un giro inesperado, con la revelación por la justicia francesa de que el copiloto habría provocado voluntariamente el estrellamiento del avión.

El copiloto de la aerolínea Germanwings era un alemán de 28 años, que vivía con sus padres y era un corredor aficionado. Según las investigaciones preliminares no existía contexto alguno a su alrededor que lo ligara con el terrorismo.

Se llamaba Andreas Lubitz. Había comenzado a trabajar en Germanwings en septiembre de 2013, justo después de terminar sus estudios en el centro de formación de pilotos de Lufthansa en la localidad de Bremen, en el norte de Alemania. Tenía 630 horas de vuelo en la aerolínea.

El joven era originario de Montabaur, en el Estado de Renania-Palatinado, en el oeste de Alemania, donde vivía con sus padres, informó la alcaldesa de la localidad, Gabriele Wieland, a la agencia DPA.

Sin embargo, Lubitz también tenía un alojamiento en Düsseldorf, donde se encuentra una importante centro de operaciones de Germanwings, y hacia donde se dirigía el vuelo que se estrelló en los Alpes el martes.

Tiene "la nacionalidad alemana y no está fichado como terrorista", informó Brice Robin, fiscal a cargo de la investigación en Francia, en una rueda de prensa desde el aeropuerto de Marignane en el sur.

El copiloto, que quedó solo en la cabina de pilotaje tras la salida del piloto, accionó el botón de descenso y no dejó abrir la puerta para permitirle volver a entrar al comandante, indicó el fiscal.

Andreas Lubitz era miembro del club privado de aviación LSC Westerwald y era deportista aficionado a las carreras populares, según los registros de las competiciones en las que participó.

En cuanto al comandante a bordo del avión A320 de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses, cuya identidad aún se mantiene protegida, había trabajado para la aerolínea Condor y para Lufthansa, matriz de Germanwings.

Había comenzado a volar en la aerolínea de bajo coste en mayo de 2014 y tenía 10 años de experiencia y más de 6.000 horas de vuelo, la mayor parte de ellas en aparatos Airbus.

Según el diario Bild, se llamaba Patrick y tenía dos hijos.

Video: Euronews en Español.