Corea del Norte califica a Obama de "mono" y amenaza con "golpe demoledor"

Tensión​Lío por comedia “The Interview” sube de tono

Corea del Norte calificó el sábado al presidente estadounidense, Barack Obama, de "mono", acusándolo de incitar a proyectar la película "The Interview" sobre la muerte ficticia del líder norcoreano, y amenazó con un "golpe demoledor irreparable".

La poderosa Comisión Nacional de Defensa (CND) norcoreana también acusó a Estados Unidos de perturbar el funcionamiento de internet en los medios de comunicación de Corea del Norte.

El país sufrió apagones de internet esta semana, lo que provocó especulaciones sobre un ciberataque lanzado por las autoridades estadounidenses en respuesta a los ataques informáticos contra Sony Pictures -estudio cinematográfico responsable de la comedia "The Interview"-, que Washington atribuyó a Pyongyang.

Este sábado, Corea del Norte volvió a sufrir un nuevo apagón que también afectó a las redes de telecomunicaciones norcoreanas, indicó la agencia estatal china Xinhua.

"A las 7.30 p.m. de Pyongyang, internet y la red móvil 3G quedaron paralizados, y no volvieron a la normalidad hasta las 9.30 p.m.", señaló Xinhua, que añadió que sus reporteros en Corea del Norte comprobaron que internet seguía siendo "muy inestable".

"Obama con la cara de un mono que habita en las selvas tropicales es indiscreto siempre en palabras y acciones", aseguró el portavoz del Departamento de Política de la CND, en un comunicado publicado por la agencia oficial norcoreana KCNA.

"Si [Estados Unidos] sigue recurriendo a la arrogancia, el despotismo y las arbitrariedades al estilo norteamericano, la política en decadencia de su propio país sufrirá el golpe demoledor irreparable", dijo el portavoz.

Hace un mes, los estudios cinematográficos Sony sufrieron un ataque informático masivo que el FBI (policía federal estadounidense) atribuyó después de una investigación a Corea del Norte.

Corea del Norte, que se había opuesto radicalmente a la salida de "The Interview", una comedia sobre una conspiración ficticia de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-Un, desmintió haber lanzado dicho ataque.