No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Corea del Norte fustiga las críticas de EE.UU. sobre derechos humanos a semanas de cita con Trump

​En las últimas semanas, Pyongyang se había mostrado inhabitualmente reservado en sus habituales críticas contra Seúl y Washington

Corea del Norte calificó de "ridículas" las críticas de Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en el país, a pocas semanas de un encuentro entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un.

En su informe anual sobre los derechos humanos en el mundo, el Departamento de Estado estadounidense acusó la semana pasada a Corea del Norte de cometer todo tipo de violaciones de los derechos humanos con el aval del gobierno.

El estudio cita ejecuciones extrajudiciales, actos de tortura, represión de los disidentes y secuestros en el extranjero, que calificó como "violaciones flagrantes de los derechos humanos".

En las últimas semanas, Pyongyang se había mostrado inhabitualmente reservado en sus habituales críticas contra Seúl y Washington y calificó en ocasiones sus acciones como destinadas a "relajar la atmósfera para el diálogo" antes de las cumbres con Moon Jae-in y Trump.

Sin embargo, el régimen de Corea del Norte respondió al informe del Departamento de Estado denunciando que "calumnia brutalmente" al país y afirmó que Estados Unidos es un "semillero" de las violaciones a los derechos humanos donde la cultura de las armas es "como un cáncer".

Washington se autoproclamó "juez de los derechos humanos", fustigó la agencia oficial norcoreana KCNA.

"Esto es realmente ridículo", dijo KCNA. "El verdadero objetivo (de Estados Unidos) es desintegrar a los países que le obedecen y crear pretextos para ejercer presiones y agresiones políticas, militares y económicas", agregó.

Coordinación Seúl-Washington

Esta reacción se produce a pocos días de la reunión de este viernes entre el presidente surcoreano Moon y Kim, un preludio de la histórica cumbre entre Kim y Trump.

Moon debería intentar el viernes convencer a Kim de que renuncie a sus armas nucleares para calmar la forma duradera las tensiones en la península de Corea.

Los dos mandatarios deberían discutir también sobre un eventual tratado de paz para poner formalmente fin a la Guerra de Corea (1950-1953), que terminó con un simple armisticio, además de cuestiones como una reanudación de las reuniones de familias divididas por el conflicto.

Pero la ministra surcoreana de Relaciones Exteriores, Kang Kyung-wha, ya afirmó que no se discutiría sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, a pesar de los llamamientos en este sentido de varias oenegés.

El gobierno de Seúl afirmó que Moon informará por teléfono a Trump inmediatamente después de la cumbre del viernes y prometió una "estrecha coordinación" con Estados Unidos. También anunció que discutirían sobre un posible encuentro entre Moon y Trump previo a la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Las recientes palabras alentadoras del presidente estadounidense sobre Kim contrastan con los insultos personales que le había lanzado el año pasado, cuando se refirió al líder norcoreano como "Rocket Man" (hombre cohete) y lo amenazó con el "fuego y la furia" de Estados Unidos.

Pero el martes Trump insistió: "Quiero que se deshagan de sus ojivas nucleares".

Kim logró una rápida aceleración de las capacidades armamentísticas de Corea del Norte: Pyongyang llevó a cabo el año pasado su ensayo nuclear de mayor potencia así como el lanzamientos de misiles capaces de llegar a territorio continental estadounidense.

El pasado fin de semana, Pyongyang anunció una moratoria de sus ensayos nucleares.