Corte alemana condena a 4 años de cárcel a excontador de campo de concentración nazi

justiciaAnciano fue condenado por complicidad en la muerte de 300.000 judíos

Oskar Gröning, el excontable del campo de concentración nazi de Auschwitz, de 94 años, fue condenado el miércoles en Alemania a cuatro años de prisión por "complicidad" en el asesinato de 300.000 judíos, epílogo del que podría ser el último juicio al nazismo de la Segunda Guerra Mundial.

La decisión del tribunal de Luneburgo que juzgó a Gröning desde el 21 de abril, es ligeramente superior a la pena de tres años y medio de prisión requerida el 7 de julio por la Fiscalía, pero está en la parte baja de la horquilla de entre 3 y 15 años de prisión a los que se exponía el acusado.

"Nosotros, partes civiles, celebramos la condena de Oskar Gröning", reaccionaron en un comunicado varios representantes del medio centenar de supervivientes del Holocausto y familiares de las víctimas presentes en el proceso, lamentando el "paso demasiado tardío hacia la justicia".

En las requisiciones, el fiscal había puesto en la balanza la "contribución menor" del exmiembro de las SS en el funcionamiento de Auschwitz, emblema del horror nazi, y el número "casi inimaginable" de las víctimas.

Aunque Gröning asumió una "falta moral" y se excusó en varias ocasiones, su defensa pidió la absolución, considerando que no había "favorecido de ninguna forma el Holocausto, al menos de una forma pertinente sobre el plano penal".

Antes de ser juzgado por la justicia, este antiguo voluntario en las Waffen SS, narró su experiencia de dos años en Auschwitz, de 1942 a 1944, en un libro de memorias destinado a sus familiares, y posteriormente en entrevistas destinadas a "luchar contra el negacionismo".

La acusación le reprochó haber "ayudado al régimen nazi a obtener beneficios económicos de los asesinatos en masa", al enviar dinero de los deportados a Berlín, y sobre todo de haber ayudado en la "selección", separando a los deportados juzgados aptos para el trabajo de aquellos que iban a ser inmediatamente asesinados.

Cerca de 1,1 millón de personas, entre ellos un millón de judíos, murieron ente 1940 y 1945 en Auschwitz-Birkenau, en Polonia, el cual fue liberado por las tropas soviéticas en 1945.