Corte deniega medidas cautelares pedidas por Nicaragua contra Costa Rica

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) rechazó este viernes dictar las medidas cautelares exigidas por Nicaragua contra Costa Rica a causa de presuntos daños ambientales causados por la construcción de una carretera paralela al fronterizo río San Juan.

En un fallo unánime, los Jueces concluyeron que los alegatos de Managua no demostraban la existencia de un "riesgo real e inminente" y que por lo tanto no justificaban "el ejercicio de su poder de indicar medidas cautelares".

Managua aduce que esas obras provocaron severos daños ambientales y que San José debía haberle consultado antes de emprenderlas.

La Corte, con sede en La Haya (Holanda) desestimó esa demanda, al considerar que "Nicaragua no ha (...) establecido la existencia de un riesgo real e inminente de un perjuicio irreparable contra los derechos que invoca".

Según Managua, las obras de la ruta 1856, en el margen derecho del San Juan, amenazan principalmente a las especies de la zona.

Pero la Corte determinó que los argumentos presentados "no explican de qué manera esas especies podrían verse específicamente amenazadas por las obras de construcción de la carretera ni indican con precisión cuáles son [las especies] que podrían verse afectadas".

El embajador de Costa Rica en Holanda, Jorge Urbina, se dijo "satisfecho" por el fallo de la CIJ y manifestó que "las medidas pedidas por Nicaragua eran innecesarias".

La Corte subrayó sin embargo que Costa Rica "reconoció la necesidad de tomar medidas correctivas para reducir los efectos de la planificación y ejecución de la construcción de la carretera en 2011".

Ello llevó al embajador de Nicaragua en Holanda, Carlos Argüello Gómez, a estimar que el fallo fue "razonable".

"La Corte tomó una decisión razonable", al haber apuntado que "Costa Rica aceptó que ha habido daño", dijo Argüello a periodistas.

La vía en el centro del litigio se extiende unos 130 km en paralelo al río San Juan, que marca cerca de un 40% de la frontera común de 312 km.

Antecedentes

Esta es la segunda vez en menos de un mes que la Corte contraría la posición de Nicaragua.

En noviembre, el juez ordenó a Managua retirarse del sector conocido como Isla Calero o Portillos (Harbour Head para los nicaragüenses) en el extremo norte de la zona fronteriza.

La ruta 1856 fue pensada por el gobierno de la presidenta Laura Chinchilla como respuesta a lo que calificó como una invasión de Nicaragua a su territorio en el extremo este de la frontera donde se encuentra esa isla y a la necesidad de desarrollo de las aisladas comunidades de la zona.

Sin embargo, la obra iniciada en mayo de 2011 fue suspendida un año después, tras denunciarse una malversación millonaria de los fondos destinados a su construcción, uno de los peores escándalos en el gobierno de Chinchilla.

Actualmente, la ruta 1856 -conocida ahora por los costarricenses despectivamente como "la trocha"- se encuentra abandonada e intransitable.

La CIJ tramita ambos asuntos -el de la carretera y el de la isla en litigio- dentro de la misma causa.

El conflicto por Portillos/Harbour Head, unos tres km2 de humedales, estalló en octubre de 2010 y ha llevado las relaciones entre ambos países centroamericanos al nivel más bajo de las últimas décadas.