No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​Costa Rica cambia de posición y se suma a países que denunciaron a Venezuela ante Corte Penal

​Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú pidieron a la Corte acelerar investigaciones de crímenes en el gobierno de Nicolás Maduro

El 26 de setiembre, la Cancillería de Costa Rica informó que decidió no sumarse a la lista de países que enviaron una carta a la Corte Penal Internacional (CPI) pidiendo la inculpación de los responsables de los crímenes de lesa humanidad en el gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

Sin embargo, este martes el país cambió de postura y ahora secundará la denuncia contra el régimen de Maduro, según confirmó el presidente de la República, Carlos Alvarado.

"En seguimiento a su histórica lucha contra la impunidad, Costa Rica apoya las gestiones, presentadas el 26 de setiembre del 2018, por seis países de América, con base en el artículo 14.2 del Estatuto de Roma, en el que le solicitan a la Fiscalía se inicie una investigación sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad, que pudieran haber ocurrido a partir del 12 de febrero de 2014.", afirmó el presidente.

Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú son los países que enviaron una nota a la CPI para exigir al tribunal tomar que se investiguen los crímenes en el régimen de Maduro.

La carta solicita a la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, que se investiguen los presuntos crímenes cometidos bajo el gobierno de Maduro desde el 12 de febrero de 2014 para "determinar si se debe acusar a una o varias personas", precisó el canciller de Perú Néstor Popolizio.

En febrero la Corte Penal Internacional puso en marcha investigaciones preliminares por "presuntos crímenes" en Venezuela durante manifestaciones contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en 2017.

La carta enviada por los países miembros obliga a la CPI a acelerar esa investigación y a presentar sus conclusiones.