Costa Rica es una fiesta

Fotos de Gloriana Jiménez y Augusto Bolaños

El triunfo de la Selección de Costa Rica este domingo contra Grecia en penales, abarrotó las calles de la capital con cientos de personas que salieron a celebrar el homérico triunfo de la tricolor.

Desde Paseo Colón hasta San Pedro las calles se adornaron de banderas, sonidos estridentes de pitoretas, bombos clandestinos y decenas y decenas de personas desgalilladas que pasaban colgadas de las carros a ambos lados de la vía, en el imperio de la ley de la fiesta.

"Oe, oe, oe, ticos, ticos", se escuchaba por las aceras, en las esquinas, en los restaurantes y negocios de toda la capital. "Somos grandes" decían unos jóvenes que pasaron corriendo.

Incluso frente al Hospital Nacional de Niños un grupo de enfermeros no se aguantó las ganas de celebrar y se puso a gritar "Sele, Sele".

Tampoco le importó a dos jóvenes que se subieron a un árbol y agarrados a las ramas gritaban consignas. Nada importó.

Mientras tanto la Fuente de La Hispanidad se convirtió en el escenario donde miles de costarricenses se acercaron a celebrar el histórico triunfo de Costa Rica y la tragedia griega.

Los cánticos, banderas y los pitidos de los carros iban y venían de todos los recovecos de San Pedro de Montes de Oca, también la gente, que se sumó hora tras hora a la celebración. Uno de los primeros fue el presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

En el momento en que Keylor Navas hizo un paradón épico, las personas en el centro comercial se tiraron a la Fuente de La Hispanidad, donde un chorrito que se hizo grandote.

Costa Rica hizo historia este domingo y avanza a cuartos de final, en donde se enfrentará a Holanda. "Los muertos son otros" dijo Bryan Ruíz. Y el país salió a celebrar.


Colaboraron: Gustavo Fallas y Augusto Bolaños.