Fundación que rescató a académicos de los nazis, auxilia ahora a profesores sirios

Solidaridad​Al menos 350 personas han recibido auxilio

La fundación británica Consejo para los Académicos en Peligro -creada en 1933 para socorrer a los académicos amenazados por los nazis- ayuda ahora a los profesores universitarios e investigadores sirios e iraquíes a huir de la violencia en sus países y así preservar su saber.

"Actualmente apoyamos a unos 140 profesores universitarios y a sus familias, lo que representa entre 300 y 340 personas", informó el director de la única fundación de este tipo en Europa, Stephen Wordsworth.

Para echar una mano a estos profesores de enseñanza superior, el Consejo para los Académicos en Peligro está en contacto con más de 100 universidades en el Reino Unido, Francia, Alemania, Australia y Canadá. Todos deben haber trabajado como profesor o investigador en sus países de origen.

Las universidades se comprometen a acoger sin costo alguno a los académicos de Siria e Iraq, mientras que la fundación Cara, por sus siglas en inglés, se hace cargo del alojamiento y de los gastos de la estancia.

Hace todavía unos meses, Nadia Faydh, una iraquí de 37 años, titular de una tesis sobre poesía anglosajona, era profesora de literatura británica y estadounidense en la universidad de Mustanserya, en Bagdad.

Esta joven, tocada con velo de colores, describe, con pudor, la intimidación de las milicias chiitas en la universidad, las presiones por sus enseñanzas y por su rechazo a subir las notas de algunos alumnos. Y "las acusaciones de ateísmo", que en Irak "significan que se merece la muerte".

"No quería poner en peligro a mi familia. Todo sucedió muy rápido. Contacté con Cara en febrero y en abril conseguía gracias a ellos este puesto" de investigadora asociada en el departamento de literatura del prestigioso King's College de Londres, explicó.

Es consciente de su situación privilegiada, pero espera poder volver un día a Irak, donde casi 450 profesores universitarios perdieron la vida desde 2003 por "enseñar sobre los poetas británicos y estadounidenses".

Una esperanza compartida por casi todos los académicos ayudados por Cara, asegura Stephen Wordsworth, que precisa que el 90% de los iraquíes respaldados por la fundación en el momento de la guerra en 2003 regresaron luego a su país.

Foto tomada de cara1933.org