Creadora de red social que promueve el "sexo real" dará charla en el país

Para Cindy Gallop, el sexo no es malo. Tampoco la pornografía, pero ella prefiere el "sexo real". Ese sexo que no ha sido contaminado por lo "porno".

A sus 54 años, esta galardonada publicista británica, sabe que el fácil acceso a la pornografía (gracias a Internet, claro está) crea concepciones y expectativas irreales sobre la experiencia sexual, especialmente en los jóvenes que se están iniciando en esas lides.

Su mantra es claro: make love, not porn. Haz el amor, no una porno. Una filosofía que -dice- practica en su vida privada pero que quiere "socializar".

Para ello creó MakeLoveNotPorn.TV, una red social donde los usuarios comparten sus propios videos íntimos para desmitificar los mitos que perpetúa la industria pornográfica. Ella asegura que hay un gran mercado para gente real dispuesta a exhibirse y apreciarse teniendo "sexo de verdad".

)

Gallop llegará a Costa Rica el viernes para dar la charla "Changing The World Through Business And Sex" ("Cambiar el mundo a través de los negocios y el sexo") como parte del Festival Internacional del Diseño.

"¡Me gusta hacer que la mierda explote!", me repite vía Skype con su acento británico, como si fuera una estudiante extranjera que aprende una morbosa oración. No se trata de una broma. Ella se toma en serio esas palabras.

Gallop viene precedida de una muy buena fama, que se la ha hecho desafiando convencionalismos vía fuertes declaraciones, arriesgadas inversiones y un encendido estilo de vida que incluye presumir de sus acostones con jóvenes de 20 años, como de su bizarro apartamento en Nueva York (pintado de negro y radicalmente decorado con autorretratos y animales disecados).

"El sexo en la vida real es divertido y desordenado. Siempre me distrae cuando la gente habla de la pornografía como algo sucio porque el porno lo que hace es que desinfecta el sexo. En las pornos nadie tiene pelos, nunca ves a nadie usando lubricante, a pesar de que tienen galones en el set y nunca vemos a nadie poniéndose un condón", me dice.

)

Si pareciera que no existe cosa en el mundo que escandalice a Gallop, es porque está haciendo algo al respecto. Admite que le molesta ser testigo de la falta de un diálogo sano y abierto en nuestras sociedades que aborde los temas de sexualidad y pornografía con el objetivo de generar un cambio de mentalidad para abordar temas de intimidad y educación sexual.

"Cuando tengo relaciones sexuales con hombres jóvenes encuentro de manera personal y directa las enormes ramificaciones de la pornografía en nuestra cultura actual. Porque vivimos en una era donde la pornografía explícita es tan de fácil acceso que incluso los niños pueden verla y la están viendo. Existe toda una generación que creció y otra que se está desarrollando con la idea de que lo que ve en la pornografía explícita es la verdadera forma de tener intimidad.

Esto es algo exacerbante para Gallop, particularmente en una cultura de la doble moral que aún insiste en campaña de abstinencia y donde muchos padres de familia se lavan las manos a la hora de hablar de sexo con sus hijos.

"No me sorprende que la pornografía explícita se haya convertido en educación sexual de facto, pero como cuando topo directamente con esto, no tengo absolutamente ningún problema en ejecutar un cierto grado de rehabilitación y reorientación con mi compañero", aclara con una sonrisa traviesa.

Desde que lanzó MakeLoveNotPorn.com, hace cuatro años, ese ha sido el propósito de Gallop. "Yo quiero que las cosas no sean sólo de una manera. Yo estoy a favor de hacer el amor, de hacer la pornografía, pero -sobre todo- de saber cuál es la diferencia".