Crece incertidumbre en torno a muerte del fiscal Nisman en Argentina

Dudas​Nisman fue hallado muerto en el baño de su apartamento del exclusivo barrio de Puerto Madero en Buenos Aires

Argentina seguía el miércoles llena de dudas, dividida entre las hipótesis del suicidio, del "suicidio inducido" y del asesinato del fiscal Alberto Nisman horas antes de que explicara en el Congreso su denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner.

Nisman, quien acusó hace una semana a Kirchner y a su canciller Héctor Timerman de encubrir a Irán en la causa por el atentado a la mutual judía AMIA en Buenos Aires en 1994, fue hallado muerto el domingo.

Desde ese momento, el país se muestra fracturado entre quienes creen que se suicidó o fue "instigado al suicidio", como el gobierno, y quienes ven un asesinato, hipótesis esbozada en la oposición.

La colectividad judía convocó a una concentración frente a la sede de la AMIA para pedir "Verdad y justicia".

El juez Ariel Lijo, a quien Nisman había presentado la denuncia, publicó el texto íntegro de 280 páginas el martes.

Esto, luego de que el jefe de la Secretaría de Inteligencia (SI), Oscar Parrilli, asegurara que no hay miembros de su dependencia entre los acusados por el fiscal.

Nisman acusó al gobierno argentino de acordar con Irán reactivar el comercio de "granos por petróleo" a cambio de desistir de los pedidos a Interpol que aún pesan sobre cinco iraníes sospechosos de participar en el atentado que hace 20 años dejó 85 muertos y 300 heridos en Buenos Aires.

Según el fiscal, "el plan pergeñado por Cristina Fernández incluyó el cese de las notificaciones rojas de Interpol -un plan inesperadamente frustrado por firme accionar del secretario general Ronald K. Noble".