Crece la tensión entre israelíes y palestinos tras cierre de Ciudad Vieja de Jerusalén

enfrentamientos​Al menos 77 palestinos resultaron heridos por disparos israelíes en las últimas 24 horas

La tensión entre israelíes y palestinos aumentó este domingo, luego de las autoridades de Israel prohibieron la entrada de palestinos a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La decisión la tomaron tras ataques que se cobraron la vida de dos israelíes, en lo que el primer ministro Benjamin Netanyahu definió como "combate a muerte contra el terrorismo palestino".

El casco antiguo de Jerusalén, que suele estar muy concurrido, tenía este domingo un aspecto de ciudad atrincherada, con las tiendas cerradas, los callejones casi vacíos y las puertas custodiadas por cientos de policías.

Es la primera vez que las autoridades toman esta medida, según la portavoz de la policía, Luba Samri. Durante 48 horas sólo los israelíes, los residentes de la Ciudad Vieja, turistas, empresarios y estudiantes podrán entrar.

Según un balance de la Media Luna Roja palestina, al menos 77 palestinos resultaron heridos por disparos israelíes en las últimas 24 horas, 18 por balas reales y 59 por bales de goma. Además 139 fueron tratados por haber inhalado gases lacrimógenos y otros seis por haber recibido golpes de soldados o colonos israelíes.

En la Cisjordania ocupada también aumentó la tensión. Este domingo decenas de jóvenes palestinos se enfrentaron con soldados israelíes a la salida de Ramala cerca del punto de paso de Bet El, constató la AFP.

Esta jornada, ya por la noche, un joven palestino, Othman Suleiman, de 18 años de edad, fue abatido en los enfrentamientos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declaró este domingo que su país está "librando una lucha a muerte contra el terrorismo palestino", y ordenó nuevas y duras medidas tras los ataques que cobraron la vida de dos israelíes en Jerusalén.

"Estas medidas incluyen, entre otras, la demolición más rápida de las casas de los terroristas", dijo a su regreso de Nueva York, tras haber hablado en la Asamblea General de la ONU.

El primer ministro instruyó en cuanto a medidas "para prevenir el terrorismo, así como para disuadir y castigar a los agresores".

Por su parte, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon "está profundamente preocupado de que estos últimos incidentes marquen un peligroso avance hacia una escalada", señaló un comunicado, haciendo un llamado a la calma.

En una conversación telefónica con Ban, el presidente palestino Mahmud Abas pidió la protección internacional del pueblo palestino ante los ataques de los colonos, señaló la presidencia.