Crece tensión en El Salvador ante pedido de la derecha de anular elecciones

La tensión política aumenta en El Salvador luego de que el candidato derechista Norman Quijano pidiera la nulidad de los comicios presidenciales del pasado domingo, aunque el Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidió continuar el escrutinio definitivo de las actas.

"Estamos adelantándonos y presentando un recurso de nulidad del proceso electoral del 9 de marzo" y pidiendo "repetir las elecciones", ante la negativa del TSE de hacer un recuento "voto por voto", anunció Quijano, candidato de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha).

)

En el escrutinio preliminar, el candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Salvador Sánchez Cerén, exguerrillero de 69 años, superó con 50,11% (1.494.144 votos) a Quijano, alcalde capitalino de 67 años, que obtuvo 49,89% (1.487.510).

Tras el anuncio de Quijano, se detuvo el escrutinio de las actas electorales, debido a que los delegados de Arena se retiraron de las mesas de escrutinio, donde hay también representantes del FMLN, así como la Fiscalía General y la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Pero en cadena de radio y televisión, el presidente del TSE ordenó el reinicio del escrutinio, con o sin los respresentantes de Arena, señalando que la presentación de "seis recursos" contra las elecciones "no son justificación" para detenerlo.

El escrutinio continuará el miércoles y podría concluir el viernes. Se lleva a cabo en un hotel de San Salvador, fuertemente resguardado por la policía, y su inicio estuvo marcado por protestas de seguidores de Arena.