Miles despiden a Christina Kirchner, a un día de que asuma su sucesor

Adiós​En hecho inédito, Kirchner no asistirá este jueves a la jura de su sucesor, Mauricio Macri

Ante una plaza colmada de militantes, la presidenta saliente de Argentina, Cristina Kirchner ofreció el miércoles su último acto antes de dejar el poder en medio de una controversia con su sucesor Mauricio Macri, a cuya toma de posesión no asistirá.

"El trabajo sigue más fuerte que nunca", dijo Kirchner antes de resaltar la gestión de Néstor Kirchner (2003-2007), en su último acto en la Casa Rosada -sede de Gobierno- acompañada por el presidente boliviano Evo Morales, su gabinete, activistas y parte de su familia.

"Hoy la región atraviesa un momento diferente. No está él (Kirchner], tampoco está Hugo (Chávez), y vemos que se intenta, y en algunos casos se logra, cambiar", dijo la presidenta saliente sobre el escenario político en América Latina.

En sus últimas horas en el poder de la tercera economía de la región, se dió un baño de multitudes que la siguieron por pantallas gigantes desde la Plaza de Mayo, mientras develó un busto de su exesposo al despedir ocho años de gestión de la primera presidenta elegida por voto popular.

En un hecho inédito en el país, Kirchner no asistirá este jueves a la jura de su sucesor tras defender que el traspaso de mando con banda y bastón presidencial debía llevarse a cabo en el Congreso -en apego a la Constitución-, contrario al deseo de Macri, que propuso que esa parte de la ceremonia fuera en la Casa de Gobierno, en respeto a una "tradición política histórica".

La esperada foto del traspaso de mando de Kirchner, defensora de un estado fuerte, junto a Macri, un empresario liberal, quedará en el imaginario colectivo.

El bloque kirchnerista, la primera minoría en la Cámara de Diputados, tampoco asistirá a la jura de Macri el jueves en el Congreso, en solidaridad con la mandataria saliente.

"Vamos a defender a nuestra presidenta porque fue ofendida. No bajaremos al recinto porque la decisión de la presidenta (de no asistir) nos pareció de una dignidad absoluta", dijo Héctor Recalde, jefe del bloque que responde a Kirchner en una conferencia de prensa en el Congreso.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que "para culminar el sainete, se presenta una medida cautelar, firmada por el presidente y la vicepresidenta electa; una cosa que la historia de los argentinos, va a maltratar".

Enviados de Macri y Kirchner intentaron negociar las buenas formas del acto de entrega del poder, pero con rostros desencajados portavoces del gobierno saliente anunciaron el desacuerdo por la decisión del presidente electo de "judicializar" la discusión y así considerarse en el poder desde el primer minuto del jueves y poder organizar la ceremonia a su antojo.

"Entre un golpe de Estado y esto no hay mucha diferencia", dijo el jefe de los servicios secretos argentinos de Kirchner, Óscar Parrilli. La jueza María Servini de Cubría confirmó que la Presidenta está en funciones hasta el miércoles a las 23H59 locales.

Acompañada por el presidente Bolivia Evo Morales, con su hijo Máximo, su nuera, un nieto y las activistas Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en primera fila del Salón de los Bustos de la Casa Rosada, Kirchner enfatizó una vez mas que "Néstor construyó una nueva Argentina desde las ruinas que había recibido".

Sin banda, bastón ni Twitter

Macri y Kirchner rompieron relaciones por el lugar de entrega de la banda y el bastón presidencial, pero la actual mandataria tampoco entregará la hasta ahora cuenta oficial de Twitter de la sede gobierno.

El usuario @CasaRosadaAr, con 322 mil seguidores, se llama desde el miércoles Casa Rosada 2003-2015, y a partir del jueves no será más oficial. Según la descripción del usuario, esta cuenta será un "Twitter tributo a las Presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner 25 de mayo 2003 al 10 de diciembre 2015. No oficial al 10/12/2015".

Con banderines, tambores y olor a choripanes (pan con chorizo), los seguidores de la mandataria de 62 años la aplaudieron con veneración en una fiesta de calle que pone fin a un ciclo político de doce años de gestión kirchnerista.

"Lo que hizo esta mujer por nosotros, gobernar para la gente no la hace nadie más. Nunca nos pasó y no va a pasar de nuevo", lloró Norma González, una jubilada de 62 años, emocionada cuando la multitud entonaba un cántico de recuerdo a Néstor Kirchner.

Ana, una mujer que no dio su edad ni apellido, apostó por la "corta vida" del gobierno que Macri empieza el jueves.

"Sinceramente creo que este gobierno que entra no va a durar mucho tiempo. Acá somos muchos de este lado", advirtió.

El alto voltaje de la discusión política de estas últimas horas de transición se reflejaba en las redes sociales con los hashtags #YoAbrazoaCristina y #ResistiendoconAguante compitiendo con #CFKVerguenzaMundial.

"Siempre con vos" y "No fue magia" son los lemas para despedir a la presidenta y usados en un video promocional de La Cámpora, en el que un montaje de Kirchner alegre en varios actos baila al son de una cumbia que le anticipa: "Desde ahora en adelante vivirás dentro de mí, yo por ti volveré".