Cubanos celebran acercamiento de EE.UU. mientras en Miami rechazan la "traición" de Obama

Apoyo​Los cubanos en Miami piensan que Obama se burla de la Constitución

Mientras algunos cubanos celebraron el anuncio del acercamiento diplomático entre Estados Unidos y Cuba, otros lo rechazaron, especialmente la comunidad de residentes en Miami, quienes catalogan el hecho como "traición".

"Es una gran noticia, un día histórico", dijo a la AFP la empleada bancaria Amelia Gutiérrez, a quien se le hizo un nudo en la garganta cuando vio al presidente Raúl Castro anunciar en televisión que Cuba y Estados Unidos normalizarán sus relaciones tras más de medio siglo.

"Todo el mundo está contento. Este es un día histórico. Cuba y Estados Unidos son países vecinos, no hay porqué llevarse mal", resumió Gutiérrez, de 28 años y siete meses de embarazo.

Muchos cubanos conocieron el anuncio en sus centros de trabajo, donde se organizaron actos para dar a conocer la noticia; otros se enteraron en plena calle, pues rápidamente se convirtió en el centro de corrillos.

Al cocinero Ernesto Pérez, de 52 años, que trabaja en una de las cafeterías de La Habana Vieja, se le "erizó todo el cuerpo" cuando leyó el anuncio en su teléfono móvil, pues está suscrito al servicio de noticias del portal Cubadebate.

"Es una noticia muy importante, que nos cambiará la vida a todos. Pienso que todo va a cambiar, muchas cosas pueden cambiar y para bien", dijo Pérez, subrayando que "esto debía haber sucedido hace mucho tiempo".

Mientras tanto en Miami las cosas no eran tan bien recibidas. "Es una traición", afirmó Carlos Muñoz Fontanil, uno de los manifestantes que por decenas llegaron durante la jornada al símbolo del exilio cubano, el Café Versailles en la Calle 8 de Miami, Florida (sureste de EEUU), para mostrar su rechazo a la normalización de relaciones anunciada por Obama y su par cubano Raúl Castro.

"Las conversaciones (hacia la normalización) solo van a beneficiar a Cuba", afirmó este cubano que llegó hace 40 años a Estados Unidos, al tiempo que descargó su rabia contra el presidente Obama: "Se ha burlado de la Constitución".

Estados Unidos "marcha para el desastre, el país marcha hacia la izquierda. Este es un país que siempre respetó la Constitución", aseveró, mientras agitaba una pancarta que decía "La política de Washington es no negociar con terroristas".

"Es triste que Estados Unidos haya dado todo a cambio de nada", dijo el alcalde de Miami, el cubano-estadounidense Tomás Regalado, uno de los líderes locales que llegaron al Café Versailles a mostrar su solidaridad con los exiliados cubanos.