Cubanos varados aquí reciben el 2016 esperando su inminente traslado

esperanza​Plan piloto de puente aéreo a El Salvador comenzará este mes

"Hubo mucha alegría, todo el mundo fue corriendo a tratar de llamar a Cuba para decir '¡Ya nos vamos! ¡Ya dentro de poco", dijo Yaniuska Sousa, una de las cubanas albergados en una iglesia metodista de Liberia, ante la noticia que este comenzará un plan piloto para trasladarlos vía aérea a El Salvador.

Ella y su esposo vendieron su casa en Cuba por 8.000 dólares, de los cuales la cuarta parte la gastaron en boletos aéreos para viajar a Ecuador y de ahí llegar a Estados Unidos. El resto del dinero se lo pagaron a 'coyotes' (traficantes de personas) en Colombia y a policías corruptos que les exigían sobornos.

La pareja tuvo que dejar a sus dos hijos con sus parientes en Cuba mientras ellos hacían el arriesgado viaje.

El esposo de Yaniuska, René Martí, explicó que hay bandas en Colombia y Guatemala que raptan a los niños de los migrantes para cobrar rescates, aparte de que el cruce de ríos durante la travesía es muy peligroso. "Un río o un mar se debe cruzar entre Panamá y Colombia. En este mar hay cubanos que han perdido la vida", aseguró.

Casi llorando, Sousa dijo que una vez que hayan llegado a Estados Unidos, planean trabajar duro para poder traer a sus niños.

Los migrantes cubanos quedaron entrampados en Costa Rica desde mediados de noviembre cuando Nicaragua, un aliado del gobierno cubano, les cerró el paso por su frontera.

La ciudad costarricense de Liberia, cercana a dicha frontera, es el punto de partida previsto para que los cubanos puedan evitar el paso por Nicaragua volando hasta El Salvador.

Sin embargo, los detalles aún están siendo ultimados y los funcionarios costarricenses afirman que no serán dados a conocer públicamente porque los países involucrados en la operación han pedido "discreción" por razones internas.

Estados Unidos también ha participado en las negociaciones, pero mantiene un bajo perfil.

Este país mantiene una política desde 1969 de aceptar a cualquier refugiado cubano que logre llegar a su territorio. Pero al mismo tiempo, Washington trabaja para distender décadas de antagonismo propio de la guerra fría con el régimen comunista de Cuba.

Una reconciliación anunciada hace un año ha hecho poco para aliviar las dificultades que enfrentan los cubanos comunes, que están huyendo este año en cantidades récord.