En Peñas Blancas, cientos de cubanos viven en un limbo migratorio

incertidumbre​Isleños improvisan en parques, gimnasios y estacionamientos para parquear

Unos 2.000 cubanos permanecen atrapados en un limbo migratorio en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, país que les negó el paso en su trayecto hacia Estados Unidos.

Ellos fueron repelidos violentamente por policías y militares, quienes usaron balas de goma y gases lacrimógenos para devolverlos a Costa Rica.

Alrededor de Peñas Blancas, en Costa Rica, los cubanos han improvisado sitios para descansar en parques, gimnasios y estacionamientos. "Usted ve que por todos partes están los cubanos, en cualquier lugar que usted mire hay un cubano tirado en el piso", contó este lunes Hiram Iser, un cubano de la provincia de Granma. de donde salió hace dos semanas en un vuelo a Ecuador.

"Aquí hay niños pequeños, mujeres embarazadas. Somos más de mil personas, sería un crimen si nos obligan a devolvernos", expresó Iser, de 32 años.

Los migrantes de Cuba llegan en avión a Ecuador, donde no requieren visa para ingresar, y se trasladan por tierra a Colombia y en lancha hasta Panamá, donde continúan su recorrido por tierra hasta Estados Unidos.

Washington mantiene la política de dar residencia a los cubanos que ponen un pie en territorio estadounidense.

En los meses recientes, tras la reanudación de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, el paso de cubanos por Centroamérica en ruta a Estados Unidos se multiplicó ante el temor de perder los privilegios migratorios en ese país.

La directora de Migración de Costa Rica, Kathya Rodríguez lamentó que los cubanos fueron repelidos por las autoridades de Nicaragua.

"Lo que corresponde hacer es un corredor humanitario para facilitar el paso de esas personas, que no pretenden quedarse en nuestros países, para que puedan llegar a su destino", declaró Rodríguez.