No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Cuesta abajo

​Un triunfo en el primer partido después del Mundial Brasil que en realidad fue un partido cuesta abajo para empezar la Copa Centroamericana

Costa Rica 3 - Nicaragua 0

Goles: Celso Borges (38”), Marco Ureña (48”), Johan Venegas (85”)

No hubo sorpresas en el Robert F. Kennedy de Washington D.C., la Selección de Costa Rica triunfó de forma categórica en su primer partido después del Mundial Brasil 2014. Lo que sienten los futbolistas nicaragüenses cuando juegan contra los ticos debe de ser lo mismo que sienten los beisbolistas ticos, o los boxeadores, cuando enfrentan a los nicas.

Jugó la Sele pero no la misma que alcanzó el octavo lugar en el Mundial pasado. Jugadores debutantes como Condega, Ramírez, Venegas; otros que venían sin ritmo de juego (Cubero, por ejemplo, no ha jugado partido desde Brasil).

Mucho hay que agradecer por un sorteo donde nos tocó calentar motores, encontrar alianzas, probar funciones, contra un equipo que veía en el empate, una victoria.

Desde el arranque, la Sele salió confiada de su superioridad técnica, de su su bagaje histórico frente a un rival que tiene más voluntad que recursos. Nicaragua dedicó horas a estudiar a la Sele, eso quedó claro en el cerrojo de las líneas defensivas y en la anticipación a los avances laterales de Campbell y Ramírez.

Más allá de eso, el equilibrio iba a durar lo que duraran los tico en penetrar esa maquinaria pasiva. Conforme avanza la crónica dan menos ganas de celebrar.

Tampoco fue el pan comido que anunciaba, como nuevos ricos, la prensa deportiva local. Hasta la jugada del penal que luego concretó Celso Borges, los ticos no parecían tener ideas para superar la compacta defensa de los nicaragüenses.

Cubero errático, Condega superado por su propia ambición, Campbell ralentizado. En el último tercio de cancha no encontraba la Sele la forma de doblegar a su rival.

Pero era cuestión de tiempo, Nicaragua no sugería siquiera que tenía intenciones de atacar. Y cayó el penal (mano del recién ingresado Medardo Martínez, derroten ese nombre si pueden) y gol de Celso. Y llegó después el momento de las duchas. El gol temprano de la segunda mitad le puso apellido al encuentro. A Ureña le sirvió Campbell un balón que había despejado mal la defensa nica, y arco tuvo la elegancia de colocarlo con la zurda (la de palo) en el espacio imposible para el portero Lorente.


Digamos algo de Nicaragua. Necesitamos en el campeonato local un poco del coraje de Elmer Mejía. Lo demás sería exagerar.

Venegas selló el tres a cero recibiendo de cabeza un centro de Meneses desde la izquierda.

Pasó el partido del que no se esperaba otra cosa. Viene otra historia el domingo: Panamá.