Debate pondrá a prueba a candidatos republicanos a la presidencia en EE.UU.

careo​Miradas recaen sobre el multimillonario Donald Trump

Los 17 candidatos a las primarias republicanas para las elecciones a la Casa Blanca de 2016 se enfrentarán este jueves en dos debates televisados, primera disputa de esta campaña y prueba inédita para el multimillonario Donald Trump, poco acostumbrado a compartir la escena.

A seis meses de las primarias y por sorpresa general, el magnate inmobiliario tomó una ventaja en los sondeos entre los electores republicanos desde su entrada a la carrera en junio.

Su estilo descarado y fuera del guión ofende a algunos, pero ha distinguido a Trump de un terreno lleno de candidatos que han intentado furiosamente atraer el mismo nivel de atención.

El evento político del jueves estará dividido en dos partes. El debate principal, con 10 candidatos, empezará a las 21 horas (0100 GMT del viernes) en la ciudad de Cleveland, Ohio (noreste).

Un segundo debate con siete candidatos, con menos apoyo en los sondeos, se desarrollará cuatro horas antes.

Ambos debates serán moderados por Fox News, una cadena con mucha influencia entre los conservadores estadounidenses.

Se trata de las primarias presidenciales con más candidatos que se recuerden, pero sólo algunos de sus nombres son conocidos: Jeb Bush, hijo y hermano de los presidentes Bush y exgobernador de Florida, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee...

Las miradas recaerán sobre Donald Trump, a quien será dirigida la primera pregunta. Tendrá el mismo tiempo de palabra que sus rivales, "políticos" que desprecia abiertamente. El multimillonario cuenta a menudo que en su carrera como empresario, pudo engatusarlos fácilmente con cheques.

Pero más allá de su objetivo de restaurar la grandeza de su país, Donald Trump no ha presentado ningún proyecto político detallado y podría ser presionado por sus rivales, que tienen casi todos un cargo de político electo a sus espaldas.

Otro de sus puntos débiles es su falta de experiencia en los debates, aunque raramente defrauda cuando se trata de provocar a sus rivales. Recientemente definió a uno de ellos como "débil", a otro como "idiota" y a un tercero como "bufón".

"Soy probablemente el objetivo", dijo Trump en la cadena ABC. "He evolucionado como mucha otra gente. Ronald Reagan evolucionó, Ronald Reagan era demócrata y se hizo republicano."