Decisión de Trump sobre Jerusalén desata furia y preocupación

reacciones​“He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció el miércoles "oficialmente" a Jerusalén como la capital de Israel, una histórica decisión que se contrapone a décadas de diplomacia estadounidense e internacional, y amenaza con desencadenar una escalada de violencia en Medio Oriente, desatando furia y preocupación de quienes se oponen a la medida.

"He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel", dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca.

"Israel es una nación soberana con el derecho, como cualquier otra nación soberana, de determinar cuál es su propia capital", dijo el mandatario en su discurso, en el que aseguró que esa decisión es "una condición necesaria para alcanzar la paz".

También ordenó comenzar con el proceso de traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Israel y reivindicar "un nuevo enfoque" para el conflicto israelí-palestino.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erakat, declaró este miércoles que el presidente estadounidense Donald Trump había "destruido" la llamada solución de dos Estados al anunciar el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

Trump también "privó a Estados Unidos de cualquier papel" en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, añadió Erakat ante la prensa.

El presidente francés Emmanuel Macron calificó de "lamentable" la decisión del presidente estadounidense Donald Trump y pidió "evitar a cualquier precio la violencia".

Macron resaltó "el compromiso de Francia y Europa con la solución de los dos Estados, Israel y Palestina viviendo como vecinos en paz y seguridad en fronteras reconocidas internacionalmente con Jerusalén como capital de los dos Estados".

El presidente Donald Trump "abrió las puertas del infierno" al reconocer a Jerusalén como capital de Israel, dijo por su parte un portavoz del movimiento islamista palestino Hamas.

Ismael Raduan, alto responsable de Hamas, hizo un llamado a los países árabes y musulmanes "a cortar los lazos políticos y económicos con las embajadas estadounidenses y a expulsar a los embajadores" de Washington.

Jordania por su parte señaló que decisión de Trump sobre Jerusalén es una violación del derecho internacional.

El gobierno turco calificó de irresponsable e ilegal el anuncio. "Condenamos la irresponsable declaración de la administración estadounidense... la decisión va contra la ley internacional e importantes resoluciones de Naciones Unidas", afirmó en Twitter el ministro turco de Relaciones exteriores, Mevlut Cavusoglu.