No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

Más datos

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Déficit fiscal amenaza al país de cara a sus 200 años, advierte Carlos Alvarado al asumir mandato

​Presidente de la República llama al diálogo y al entendimiento para trabajar en siete ejes prioritarios para construir la Costa Rica del futuro

Advirtiendo que el futuro, el bienestar y la tranquilidad de Costa Rica dependen del balance de sus finanzas, Carlos Alvarado Quesada asumió este martes, a los 38 años de edad, la Presidencia de la República urgiendo la aprobación de un proyecto de ley en materia fiscal que ayude a disminuir el déficit del 6,2% entre ingresos y gastos al 3% del Producto Interno Bruto cuando finalice su mandato.

"El tiempo está a punto de agotarse para esa reforma", sentenció.

De su parte, prometió un Ejecutivo austero, riguroso con el gasto público, la modernización del Servicio Civil y reformas al empleo público. También, se comprometió a luchar contra la evasión, el contrabando y la subfacturación.

El periodista y politólogo juró a las 9:57 a. m. en la Plaza de la Democracia y de la Abolición del Ejército, convirtiéndose en el presidente número 48 de Costa Rica y en el segundo del Partido Acción Ciudadana (PAC) con 1,3 millones de votos en el balotaje.

Con la banda presidencial sobre el torso frente al Museo Nacional, Alvarado advirtió que la suya será la quinta administración que de manera sucesiva tendrá que lidiar con el déficit fiscal, "con una diferencia radical con relación a las cuatro anteriores: el tiempo está a punto de agotarse para hacer esta reforma. Y eso pone en riesgo a la nación de cara a sus 200 años", puntualizó.

Prioridades

Controlar y revertir el déficit fiscal es uno de siete ejes que el Presidente marcó como prioritarios: la educación, la seguridad ciudadana, la salud, la protección y el balance con el ambiente, una mejor movilidad e infraestructura pública, la generación de empleo y bienestar con enfoque territorial y la recuperación de la estabilidad fiscal. Estos, dijo, son los desafíos del país.

"Las dilaciones nos costarían muy caras. No hay tiempo que perder para profundizar ese país más próspero, inclusivo y solidario que habremos de legar a las próximas generaciones", manifestó.

En materia educativa, la ruta será dignificar la profesión docente, mejorar la infraestructura y contenidos modernos y de calidad, así como acciones para disminuir la exclusión.

Reducir la tasa de homicidios -actualmente la más alta de la historia en 12,1 por cada 100 mil habitantes-, el combate del crimen organizado, el narcotráfico, la legitimación de capitales y la corrupción serán clave en el eje de seguridad ciudadana, pero también reducir el hacinamiento carcelario y fortalecer los procesos de reinserción social.

En el área de salud, una de las prioridades será rescatar gradualmente la solidez financiera del sistema de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte, así como simplificar la inscripción y el aseguramiento para personas trabajadoras independientes y asalariadas. Desde el Ministerio de Salud, los ámbitos de acción incluirán la promoción de la salud preventiva, los estilos de vida saludables, la buena nutrición, el ejercicio, la salud mental y los buenos hábitos, manifestó el Presidente.

La gran tarea en ambiente, delineó Alvarado, será la descarbonización, abolir el uso de combustibles fósiles de la economía nacional para dar paso al uso de energías limpias y renovables, mientras que en infraestructura prometió una vez más devolverle la confianza a la ciudadanía avanzar con el Tren Rápido de Pasajeros, con la sectorización del transporte público y con la ampliación de la ruta 27 bajo el esquema de concesión.

Para reducir la desigualdad y el desempleo, fijó la mirada en la educación de calidad, ampliar la educación técnica y hacerla pertinente "darla en horarios nocturnos, fines de semana, con apoyos en becas, transporte y cuido", expresó.

Recalcó que "en el Bicentenario nos debe preocupar el empleo en cada región, y no solo la sumatoria del desempleo a nivel nacional".

Gobierno plural

Señalando que se adormiló el espíritu visionario que por décadas permitió construir a una Costa Rica innovadora, solidaria, democrática, que rompía moldes en educación, en derechos humanos y en materia ambiental, entre otras, convidó a la ciudadanía y a todas las provincias a trabajar para volver a ser "excepcionales".

"Tenemos la obligación ética e histórica de ser consistentes con nuestro legado de paz, democracia y de respeto al ambiente", dijo Alvarado mencionando como amenazas de la era actual el cambio climático o los movimientos que ponen en riesgo la vida democrática y el respeto a las libertades fundamentales.

"Bajo el límpido azul de nuestro cielo cabemos todas las personas y por eso el Gobierno del Bicentenario es plural. Nace de un acuerdo de Gobierno Nacional y aspira a sustentarse en el diálogo", subrayó.

Alvarado juró ser la mejor versión de sí mismo para llevar adelante los asuntos más importantes del país.

"Lo haré procurando el bienestar de todas las personas, y las más humildes tendrán un especial eco en mi conciencia."