Demanda de países emergentes agrava tensiones por recursos hídricos, advierte ONU

El crecimiento económico y demográfico, principalmente en los países emergentes, provocará en las próximas décadas un fuerte incremento de la demanda de agua y energía, con riesgos de agotamiento de los recursos del planeta, advirtió la ONU el viernes.

El consumo de agua y de energía están estrechamente ligados, subraya la UNESCO (Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en un Informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo.

"La producción energética representa casi 15% de las extracciones de agua, y la tendencia es al alza", en tanto que el 90% de la producción de energía mundial utiliza importantes volúmenes de agua, recuerda el documento.

Por eso, el acceso al agua corriente y a la electricidad de cientos de millones de personas genera enormes desafíos, teniendo en cuenta que un "20% de los acuíferos del planeta están sobreexplotados", advierte la UNESCO.

"La demanda de agua dulce y de energía seguirán aumentando en las próximas décadas para responder a las necesidades de las poblaciones y las economías en crecimiento, los cambios de estilo de vida y de consumo, amplificando así de forma importante las presiones sobre los recursos naturales limitados y los ecosistemas", apunta el informe, presentado en Tokio.

Actualmente, 768 millones de personas carecen de acceso seguro y regular al agua, más de 1.300 millones viven sin electricidad y casi 2.600 millones utilizan combustibles sólidos -biomasa en particular- para cocinar.

El informe predice un aumento del 55% de la demanda de agua en los próximos 35 años. "En 2050, 2.300 millones de personas vivirán en zonas sometidas a un estrés hídrico severo, en particular en el Norte de África y en Asia Central y del Sur", afirma.