Desazón en Uruguay tras la derrota frente a Costa Rica

La derrota de Uruguay frente a Costa Rica partió el corazón de los hinchas en Montevideo, quienes se reunieron desde temprano de este sábado en plazas y bares para celebrar una victoria que nunca llegó.

Mientras, los jugadores de la selección uruguaya admitieron que la derrota 3-1 frente a la Tricolor fue un "golpe durísmo" que los deja "en posición difícil" para lograr el pase a octavos de final.

"Fue un golpe durísimo para nosotros", admitió el volante Walter Gargano, para quien la derrota se consumó por "dos jugadas" clave con tres minutos de diferencia, entre los 54 y 57, cuando Costa Rica encontró el empate por intermedio de Joel Campbell y pasó al frente por medio de Oscar Duarte.

Después, a los 84 minutos, Marco Ureña marcaría el tercer tanto de los centroamericanos, quienes lograron una magnífica y justificada victoria de atrás por 3-1 sobre los campeones de América en el estadio Castelao de Fortaleza, al noreste, para picar en punta en el Grupo de la muerte.

El capitán celeste, Diego Lugano, aseguró que "no esperábamos este resultado. El partido estaba parejo y en esos cuatro minutos nos hicieron dos goles. Después, no tuvimos fuerza física para revertirlo".

"Es duro empezar perdiendo", agregó Lugano, que no pudo con la velocidad y movilidad del punta costarricense Joel Campbell, la gran figura del partido,

"Costa Rica jugó bien y luego del segundo gol (los ticos) se soltaron", manifestó Lugano, quien adijo que a Uruguay le faltaron "quizás un poco de piernas. No tuvimos la potencia normal".

Por su parte, Edinson Cavani, autor del tanto de apertura para Uruguay a los 24 minutos de tiro penal, afirmó que la "sensación es amarga, muy amarga".

"Nos faltó reaccionar en el segundo tiempo, cuando quedamos abajo en el marcador", expresó el 'Matador' que no tuvo empachos en reconocer que Costa Rica "ganó bien".

Cavani dijo que ahora Uruguay debe "pensar en los noventa minutos con Inglaterra", equipo con el que se enfrentará el próximo jueves por la segunda fecha del Grupo D en el Arena Corinthians de Sao Paulo.