No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Desde subir IVA al 16% hasta impuesto a gaseosas: los cambios que piden diputados al plan fiscal

​Diputados esperan texto sustitutivo para este jueves

Subir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de un 13%, en que fue aprobado, a un 16% o incluso establecer un impuesto específico a bebidas envasadas como las gaseosas, forman parte de los cambios propuestos en el primero de dos días de mociones que tienen los diputados para presentar mociones al proyecto de ley de reforma fiscal.

En total se recibieron un total de 232 propuestas, firmadas por grupos de varios legisladores y otras a título personal por Ottón Solís (13) de Acción Ciudadana (PAC), Alexandra Loría de Restauración Nacional (16), Óscar López de Accesibilidad sin Exclusión (4) y Mario Redondo de Alianza Demócrata Cristiana (2), entre otros.

Dentro del grupo de mociones planteadas por Ottón Solís, el legislador insiste en que el cobro del IVA debe ser de al menos un 16% y no de un 13%, razón por la cual intentará nuevamente que se aumente la tasa del tributo.

El oficialista ha defendido que la tasa sea elevada, a pesar de contar con la oposición del resto de compañeros en el plenario legislativo.

Otra propuesta firmada por las frenteamplista Patricia Mora y Suray Carrillo, entre otros, promueve la creación de una nueva sección en el proyecto de ley para desincentivar el consumo de productos ultraprocesados y fortalecer el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Dentro de este apartado la moción establece crear un impuesto especifico por unidad de consumo para todas las bebidas envasadas sin contenido alcohólico, excepto la leche. El monto dependerá de acuerdo a las unidades de consumo (por ejemplo, un envase de 250 mililitros equivale a una unidad de consumo), de tal forma que gaseosas y sus concentrados deberán pagar ¢25,4, otras bebidas líquidas envasadas ¢18,9, agua ¢13,1. También se establece un tributo en el caso de jabones.

"EI 40% de los recursos que se obtengan del impuesto recaudado por concepto de bebidas gaseosas y concentrados de gaseosas y de otras bebidas líquidas envasadas ingresará a caja única del Estado y deberá ser destinado al fortalecimiento del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense del Seguro Social", indica el texto.

Este mismo texto establece un impuesto específico sobre productos ultraprocesados como papas, frutas en paquete, helados. chocolates, barras energizantes, margarinas, entre otros. Todos ellos con un gravamen de ¢1,5 por cada 5 gramos de peso.

Las propuestas presentadas por los diputados este miércoles se sumarán a otras que puedan presentar este jueves. Luego de eso vence el plazo y una comisión deberá encargarse de analizarlas para definir si las incluye o no en el proyecto de ley.

Sin embargo existe otro escenario. Los congresistas están a la espera de que el Poder Ejecutivo envíe este jueves un texto sustitutivo "pulido" del proyecto de ley, en el cual deberán valorar si algunas de estas propuestas son incluidas o no.

"Posiblemente mañana (jueves) en la tarde tengamos un texto sustitutivo donde se limpie todo tipo de alimañas que tenía ese proyecto para limpiarlo", dijo el libertario Otto Guevara.

La "limpieza" a la que aluden los legisladores obedecen a algunas interpretaciones que no están claras, como por ejemplo que se establezca el cobro del IVA por la compra de bienes con tarjeta en el extranjero. De acuerdo con el viceministro de la Presidencia Luis Paulino Mora, se debe aclarar para que se establezca que se trata de servicios, de modo que las personas no tendrán que pagar de más por comprar por ejemplo un par de tenis, pero sí por contratar servicios como Netflix.

Otro de los aspectos a corregir es el cobro del impuesto de renta equivalente al 15% a las pensiones complementarias, aspecto en el cual los diputados y los propios representantes del sector se han opuesto.

Debido al poco tiempo que queda para discutir la iniciativa, los actuales legisladores están conscientes de que corresponderá a los próximos diputados aprobar o rechazar el actual proyecto de ley.