Desmantelamiento de campamento de manifestantes pone en riesgo posible diálogo en Hong Kong

Presión​La policía había advertido de que este campamento era el siguiente de la lista, tras los desmantelamientos de las barricadas situadas en la isla principal

La policía hongkonesa desmanteló al amanecer del viernes un importante campamento de los manifestantes, lo que pone en peligro la reanudación del diálogo propuesta por el gobierno local a los estudiantes para acabar con los bloqueos.

El campamento, situado en el barrio densamente poblado de Mongkok, en la parte continental de Hong Kong, se encontraba prácticamente vacío en el momento de la intervención, y los policías retiraron barricadas y tiendas sin encontrar resistencia.

La policía había advertido de que este campamento era el siguiente de la lista, tras los desmantelamientos de las barricadas situadas en la isla principal, en Admiralty, cerca de la sede del poder, y en Causeway Bay, barrio muy comercial de la ex colonia británica apreciado por los chinos.

La víspera, el jefe del ejecutivo local, Leung Cheun-ying, entreabrió la puerta a unas discusiones con los estudiantes una semana después de que su gobierno anulara una primera cita con los manifestantes.

Estos reclaman su dimisión y la instauración de un verdadero sufragio universal en el territorio autónomo, devuelto a China en 1997 y que vive su crisis política más grave desde ese momento.

"Estos últimos días, e incluso esta misma mañana por terceros, hemos comunicado a los estudiantes que nos gustaría iniciar un diálogo sobre el sufragio universal cuanto antes, si es posible la semana próxima", dijo Leung Cheun-ying a la prensa.

El principal sindicato estudiantil de Hong Kong acogió este ofrecimiento con prudencia y más después de la operación policial de este viernes.