Destituirme fue una “soberana tontera”, dice exembajador tico en Venezuela

entrevista​Federico Picado señala contradicciones entre indicaciones que recibió del presidente Solís y del canciller González

La comunicación de su despido la recibió directamente del presidente de la República, Luis Guillermo Solís, el pasado 25 de marzo. Federico Picado recibió la llamada telefónica en la Embajada de Costa Rica en Venezuela, mientras el mandatario, quien dijo estar acompañado del ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González, le comunicaba las razones políticas para cesarlo.

A 14 días de su regreso al país, el ahora exembajador de 69 años afirma que destituirlo fue una "soberana tontera" y una reacción al descontento de "algunos sectores" preocupados por la estrechez de la relación diplomática que él había impulsado con Venezuela.

Ingeniero civil formado en la antigua Unión Soviética entre 1964 y 1971, Picado fue cesado tras la publicación de declaraciones suyas al diario La Nación, divulgadas el 22 de marzo. La entrevista a ese periódico se dio sin que el exdiplomático solicitara la venía del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Tras su salida del servicio diplomático el pasado 1o de abril, Picado concedió su primera entrevista a AmeliaRueda.com. En su casa en San Francisco de Dos Ríos la mañana de este miércoles, afirmó que sabía que "duraría poco en el cargo" y se declaró "admirador del expresidente [venezolano] Hugo Chávez", a pesar de disentir en temas económicos.

Esta es su versión.

¿Cuál fue la reacción oficial del gobierno venezolano cuando usted fue destituido?

La reacción oficial del gobierno venezolano fue de mucho malestar.

¿Se comunicaron con usted oficialmente?

Quiero aprovechar este medio, puede que a algunos no les caiga bien, pero quiero agradecer la actitud de acompañamiento del presidente [Nicolás] Maduro, de la canciller [venezolana] Delcy Rodríguez y del vicecanciller [de ese país], Alexánder Yáñez, en cuanto a mi situación personal, lamentaron por todas la vías posibles la decisión tomada por el gobierno de mi país.

¿Le dijeron en la Cancillería venezolana si iban a tomar alguna represalia contra Costa Rica a raíz de su salida?

No ellos son muy cuidadosos en eso, no van a adelantar ninguna decisión, pero sí en los días que estuve ahí conversaba con altos funcionarios de Cancillería y de gobierno [venezolano] y estaban muy molestos.

¿Se le violó a usted su derecho a la libertad de expresión como embajador de Costa Rica en Venezuela?

Su respuesta es afirmativa y asegura que con su despido se le hizo un grave daño a las relaciones del país con Venezuela y con otras naciones de América Latina.

¿Cómo se dio su nombramiento?

El nombramiento mío yo creo que se dio directamente por decisión del Presidente, creó que él consultó a algunas personas para reforzar su decisión y me la comunicó a mi en los primeros días de junio del año pasado.

¿Cómo se lo comunicó el Presidente?

En un encuentro informal en el que coincidimos en el Teatro Nacional. A la hora de saludarnos él me adelantó la decisión que había tomando y quedamos en conversar en las semanas siguientes sobre las posiciones que él tenía como Presidente y las posiciones del gobierno con respeto a mi eventual actividad en Venezuela.

¿Qué le pidió el Presidente, cuáles eran los puntos centrales de la relación Costa Rica-Venezuela?

En estos asuntos hay temas de confianza y por razones obvias yo debo respetar la confianza del Presidente en algunos asuntos que eran de su interés directo.

La agenda se relacionaba con el tema energético y el potencial intercambio comercial con Venezuela sobre productos agrícolas; además estábamos interesados en temas culturales y de intercambio educativo entre ambos países.

¿Qué instrucción recibió del Canciller?

¿Cómo es su relación con el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela?

La relación mía con Venezuela nace hace mucho tiempo. Soy un seguidor de la realidad política de Venezuela desde hace muchos años, así como soy seguidor de la situación política de muchos países latinoamericanos.

Por las especiales circunstancias de Venezuela a partir del triunfo del presidente Chávez en diciembre de 1998 y su ascenso al gobierno de la República el año siguiente, la actitud personal de seguimiento al proceso político de Venezuela tomó caracteres muy particulares y especiales en mi vida.

¿Usted es chavista?

Vea ese es un tema (ríe) que a mi me ofende no por la categoría de chavista, sino porque es la manera de encasillar a una persona que durante muchos años ha estado dedicado a la lucha política.

¿Usted cree que el gobierno de Chávez ha sido un giro positivo en la política Venezolana, pero no en la parte económica?

¿Usted cree y reafirma entonces que los medios de comunicación en Venezuela tienen libre tránsito para hacer su trabajo?

Vea, sobre eso hay mucha especulación aquí en el país, en los medios internacionales tipo CNN, tipo El País de Madrid, tipo otros medios de información, pero en lo que a mí se refiere y con base en mi experiencia particular, yo en Venezuela encontré en los puestos de periódicos, en los contenidos de los medios periodísticos, en los programas de televisión de todo tipo manifestaciones de apoyo de simpatía al gobierno Bolivariano, como también rechazo y críticas profundas al gobierno de Venezuela.

Entonces eso me indica a mí que en Venezuela hay un libre tránsito de las ideas políticas por los medios de que disponen la sociedad.

¿Aunque el gobierno de Venezuela haya cerrado medios de comunicación que no compartían la ideología del presidente?

Vea, sobre eso aquí también se habla mucho y en exceso. Yo creo que de alguna manera los gobiernos deben tener capacidades para llegar a esos extremos, para ordenar el espectro radioeléctrico, aquí nosotros tenemos decenas de emisoras que no cumplen ninguna labor social, más que todo ser rocolas y eso hay que ordenarlo.

Allá en Venezuela el gobierno venezolano decidió ordenarles el espectro y hubo emisoras que salieron del aire por una serie de circunstancias menos las políticas.

¿Allá en Venezuela usted nunca fue testigo de que el gobierno tomara represalias contra un medio de comunicación o contra un periodista que pudiera resultar incómodo o contrario a la ideologías del presidente o del Gobierno?

No de ninguna manera, de ninguna manera.

Usted me decía que está de acuerdo con que el gobierno tenga potestades para regular el espectro, aquí en el país hay una amplia discusión por el borrador de la ley de radio y televisión que propone el cierre de medios, ¿está de acuerdo con eso?

Hay situaciones que son extremas que yo no comparto, pero siento que hay que establecer algunos parámetros de conducta social de los medios que no atenten contra las buenas maneras y el buen gusto.

¿Es la gran empresa o el gran comercio el que está atacando al gobierno de Nicolás Maduro con el desabastecimiento de productos de consumo básico?

¿Cómo es su relación con Ottón Solís?

Somos amigos tenemos contradicciones y puntos en común, pero somos grandes amigos.

¿Don Ottón lo recomendó a usted con el Presidente para que asumiera la Embajada en Venezuela?

El Presidente yo creo que tomó la decisión, él me lo dijo a mí, incluso antes de asumir el gobierno incluso antes del 8 de mayo, él ya tenía decidido porque me conoce muy bien, él ya tenía decidido enviarme a mi a Venezuela como embajador.

Lógicamente él consultó a algunas personas cercanas y entre esas personas a las cuales él consultó esta mi buen amigo Ottón Solís.

¿Quiere decir que don Ottón Solís pudo interceder por usted aunque ya el Presidente había tomado la decisión?

No, no, no interceder es que el Presidente le consultó.

¿Pero usted no sabe si don Ottón Solís lo recomendó?

No, de ninguna manera don Ottón no es de recomendaciones.

En campaña usted era miembro de la Comisión de Asuntos Internacionales del PAC, ¿Va a volver al Partido Acción Ciudadana?

Ese es un asunto muy complejo (ríe), hay una serie de sentimientos encontrados porque con motivo de esta situación personal, yo sentí la ausencia de un mensaje de dirigentes del Partido por lo menos una llamada telefónica.

Hubo compañeros que tuvieron la gentileza de llamarme por teléfono o enviarme un correo lamentando la situación, pero otros fueron repetidoras de consignas de Casa Presidencial condenando mi situación.

¿Pero si piensa volver al PAC?

Si claro, no volver, yo estoy en la Comisión de Asuntos Internacionales del PAC, pero es algo que debo revisar.