Detectan nuevos casos de ébola en Guinea, que lucha contra su propagación

Nuevos casos de afectados por el virus ébola fueron confirmados el domingo en Guinea, donde equipos médicos locales e internacionales se movilizaban para intentar detener la propagación de la epidemia de fiebre hemorrágica que desde enero provocó 78 muertes, según un nuevo balance oficial.

En total, "122 casos sospechosos de afectados por fiebre hemorrágica viral, de los cuales 78 murieron" fueron registrados hasta el sábado en Guinea, o sea, "una tasa de mortalidad de 63%", según un boletín sobre la situación epidemiológica brindado el domingo por el ministerio de salud local.

Guinea se enfrenta "a una epidemia sin precedentes" de fiebre ébola, con 22 casos confirmados entre los 78 decesos registrados en todo el país, estimó el lunes la organización Médicos sin Fronteras (MSF), que intenta detener la propagación.

Dos casos de fiebre ébola fueron confirmados en Liberia, país vecino de Guinea, donde este virus mortal y muy contagioso está causando estragos, anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Guinea, de 22 muestras reveladas positivas por ébola, la mitad de los casos corresponden a la capital Conakry y el resto a ciudades del sur, Gueckedou (seis casos) y Macenta (cinco casos), donde se encuentra el epicentro de la epidemia.

En Conakry, el temor a la contaminación ha llevado a muchos de sus habitantes a refugiarse en sus casas o a limitar sus desplazamientos.

Un concierto del conocido cantante senegalés Yussu Ndur, previsto para el sábado, fue anulado "por solidaridad con las víctimas y para evitar la exposición de los asistentes a una posible contaminación".

Precisamente, Senegal cerró el sábado sus fronteras terrestres con Guinea, al sur y sureste del país, por precaución.

Otros países vecinos tomaron medidas similares. Liberia, donde se detectaron ochos casos de fiebre hemorrágica viral, seis de ellos mortales, y Sierra Leona con seis sospechosos y cinco decesos.