No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Líder de Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, reivindica el derecho a formar gobierno en Italia

Silvio Berlusconi falló en su intento por resurgir en la política italiana

El líder de la formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, reivindicó este lunes el derecho a formar gobierno en Italia después que su partido fuese el más votado en las elecciones el domingo con 32 por ciento de los sufragios.

"Sentimos la responsabilidad de gobernar (...) Somos la fuerza política que representa una entera nación, 11 millones de italianos nos han votado", aseguró Di Maio, de 31 años, al recordar que la formación arrasó en las regiones del sur, las más pobres, en las islas de Cerdeña y Sicilia, así como en algunas localidades del norte.

"Somos los vencedores absolutos", dijo Di Maio.

"Triplicamos el número de parlamentarios. En regiones enteras obtuvimos el 50 por ciento de los votos, en algunas localidades hasta el 75 por ciento", agregó.

El movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo en el 2009, que en menos de 10 años se ha consolidado como la nueva fuerza del país, obtuvo un resultado histórico prometiendo hacer frente a problemas como el aumento de la pobreza, la corrupción, el desempleo y la inmigración.

"Tenemos la ocasión histórica de responder a esos problemas", dijo Di Maio, quien representa la cara más moderada del movimiento y suele ser llamado el "joven cíborg de la política italiana".

La resurrección fallida de Berlusconi

Silvio Berlusconi, un icono de la política cuya historia en los últimos 25 años se mezcla con la de Italia, perdió el domingo por primera vez el liderazgo de la derecha de su país.

El magnate y tres veces primer ministro, figura entre los grandes perdedores de los comicios del domingo pese a que su coalición de derecha resulta la primera fuerza en el Parlamento con el 37 por ciento de los sufragios.

El llamado "sorpasso", es decir la victoria de la xenófoba Liga Norte frente al partido de Berlusconi, Forza Italia, con el que se presentó a los comicios aliado, marca el final de una era para el multimillonario político, de 81 años, que ha sobrevivido a numerosas batallas y escándalos judiciales y sexuales desde que llegó a ser primer ministro en 1994.

"Fuimos penalizados porque no pude presentarme personalmente", comentó el magnate en privado a unos allegados, al referirse a su inhabilitación por fraude fiscal hasta el 2019.

Il Cavaliere resucitó con el rostro acartonado tras someterse a varias operaciones de cirugía plástica, y participó en incontables programas de televisión con el pelo teñido y un fuerte maquillaje para cubrir los varios liftings y retoques.

El hecho de que no se haya presentado este lunes ante la prensa, como es su costumbre, es síntoma de la delicada situación.

"Se ha puesto la palabra fin a la era de Silvio Berlusconi", decretó el lunes el diario La Repubblica, que lo ha enterrado en varias ocasiones.

El hombre que prometió a las instituciones europeas frenar las fuerzas radicales, antisistema y euroescépticas, no pudo cumplir su tarea.

Berlusconi aspiraba también a maniobrar la economía y salvar su imperio financiero en crisis, el cual sufrió este lunes una fuerte caída en la Bolsa de Milán.