Dinero ayuda a reducir la tristeza pero no compra ni aumenta la felicidad, concluye estudio

#PuraVida​Expertos analizaron los datos de 12.291 personas

El dinero es un medio eficaz para reducir la tristeza pero no aumenta la felicidad y menos aún ayuda a comprarla.

Este es el principal hallazgo de estudio psicológico realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de British Columbia en Canadá y la Michigan State University, en Estados Unidos.

Psiquiatra, luis Diego herrera

El dinero seguramente no ayuda a construir una vida más feliz, explica el psiquiatra Luis Diego Herrera, quien agrega que por el contrario tener suficiente efectivo sí puede proporcionar momentos de satisfacción.

Con respecto a los resultados, el líder de la investigación y psicólogo de la British Columbia, Kostadin Kushlev, manifiesta que espera que todos podamos mejorar nuestro entendimiento sobre qué nos hace realmente felices y, con ello, podamos tomar mejores decisiones en nuestras vidas.

Para realizar el estudio los expertos examinaron los datos 12.291 personas.

Los voluntarios participaron en la encuesta estadounidense American Time Use Survey (ATUS) realizada en el 2010. Estos sondeos, que se efectúan cada año, tienen como fin principal determinar en qué usan el tiempo las personas y cuál su nivel de satisfacción.

Los datos compilados proporcionan información sobre el nivel económico, manera de gastar el dinero, ocupación, edad, sensación de felicidad, entre otros.

Para llegar a las conclusiones, los expertos primero determinaron el grado de complacencia con la vida de las personas y después lo compararon con el ingreso reportado por cada participante.

El principal hallazgo muestra que aquellas personas con ingresos altos o muy altos sentían menos tristeza en la cotidianidad; sin embargo su condición no aumentó la sensación de felicidad duradera.

Para Herrera este estudio evidencia que es poco realista decir que el dinero no es importante ya que lo necesitamos para cubrir nuestras necesidades básicas.

psiquiatra, luis diego herrera

Las conclusiones, publicadas en la revista especializada Social Psychological & Personality Science, también afirman que muchas veces las personas condicionan su capacidad de ser felices a la cantidad de cuentas bancarias que poseen.

El dinero no está en grado de hacer a las personas más felices, por ello, no podemos limitarnos, advierte Kushlev.

Los expertos suponen que el hecho de que las personas con más riqueza económica se sientan menos tristes está relacionado con el sentido de auto-control que proporciona el dinero; sin embargo, aclaran que este aspecto aún se debe investigar.