Sala IV elaboró “voto político” para no defraudar a conservadores ni a población LGTBI, dice diputado de Restauración

Apreciación​Partido del sol rechaza matrimonio igualitario, aunque cree en otorgarle derechos a las uniones de parejas del mismo sexo

La Sala Constitucional confeccionó un "voto político" con el que evitó defraudar a las partes interesadas en la legalización o no del matrimonio igualitario.

De esa manera describió el diputado evangélico Eduardo Cruickshank Smith la decisión del Tribunal de instar a la Asamblea Legislativa a regular en un plazo de 18 meses el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Lea: Sala Constitucional ordena a Congreso legislar sobre matrimonio igualitario en 18 meses.

"Nos parece que lo que hizo la Sala IV es sacar un voto político para quedar parcialmente bien con el sector que aboga por el matrimonio igualitario y no volcar de una vez a la mayoría del pueblo costarricense, que es conservador en ese sentido, entonces sacaron un voto político", señaló el congresista, rostro visible del Partido Restauración Nacional (PRN).

Cruickshank recalcó que su agrupación no considera prudente emitir un criterio hasta que no se conozca la redacción final del fallo constitucional, ya que de momento es no es posible determinar el margen de maniobra con la que contará el Parlamento para crear una figura que regule las uniones entre personas del mismo sexo, al tiempo que se les aseguran todos los derechos, tal cual sucede con el matrimonio entre hombres y mujeres.

"El Partido Restauración Nacional no puede recibir con agrado un voto de esa naturaleza porque es claro para todos los costarricense la forma en la que pensamos sus integrantes. Nosotros no creemos en un matrimonio igualitario en las condiciones del matrimonio existente para los heterosexuales. Sí creemos en otorgarle derechos, por supuesto, pero no creemos en un matrimonio igualitario".

Por su parte, el jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavides Jiménez, externó su preocupación porque el por tanto de la resolución le resulta "oscuro", ya que considera que la decisión debió haber sido inmediata y que si declaró con lugar las dos acciones de inconstitucionalidad contra artículos del Código de Familia y la Ley General de la Persona Joven, los cuales impedían las uniones entre personas del mismo sexo.

El único representante del Partido Frente Amplio (PFA), José María Villalta Flórez-Estrada, siguió la línea del verdiblanco al extender esa inconstitucionalidad por 18 meses en vez de erradicar de una vez por todas la diferenciación de las personas sexualmente diversas al tiempo que se pone fin a la "politiquería" que se ha dado a lo largo del tiempo con los derechos de esa población.

Los líderes de las bancadas de los partidos Unidad Social Cristiana (PUSC) e Integración Nacional (PIN), Erwen Masís Castro y Walter Muñoz Céspedes, respectivamente, afirmaron respetar el voto, pero rechazaron el matrimonio igualitario.

Los artículos analizados son el 14 del Código de Familia, el cual señalaba que era legalmente imposible el matrimonio entre parejas del mismo sexo, así como el 242 que indicaba que "la unión de hecho pública, notoria, única y estable, por más de tres años, entre un hombre y una mujer que posean aptitud legal para contraer matrimonio, surtirá todos los efectos patrimoniales propios del matrimonio formalizado legalmente, al finalizar cualquier causa.

Adicionalmente, los magistrados revisaron el artículo 4 inciso m de la Ley de la Persona Joven.

El fallo contó con el respaldo de seis de siete magistrados con un voto salvado.

Crédito de fotografía: Paulo Villalobos Saborío.