Discuten proyecto de ley en Francia para penalizar a clientes de prostitución

Los diputados franceses empezaron a examinar este viernes un proyecto de ley que prevé sanciones para los clientes de la prostitución, un tema que desata polémica en el país.

El debate se centra sobre la legitimidad de los poderes públicos para legislar sobre un tema de orden privado, pero también sobre la idea de que las prostitutas y los prostitutos son víctimas de la violencia de las redes mafiosas.

En un país apenas repuesto de otro debate relativo a la sexualidad, el del derecho de los homosexuales al matrimonio, los partidarios y los adversarios de la penalización de los clientes de prostitutas se enfrentan a través de cartas abiertas y peticiones, a veces provocadoras.

Este es un tema tabú que alimenta fantasmas desde hace décadas, desde la legalización de los burdeles en 1804 hasta su prohibición hace 70 años. Al iniciarse el debate parlamentario, la relatora del texto, la diputada socialista Maud Olivier, acusó de "hipocresía" a los opositores al proyecto de ley, pocos de los cuales asistían a la sesión.

"¿Puede bastar que una sola prostituta se declare libre para que la esclavitud de las otras sea respetable o aceptable?" planteó. Por su parte, la ministra de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, afirmó que este texto es "una proposición de abolición de la prostitución", aunque no la prohíba. "El tema no es la sexualidad" sino "el dinero que alimenta el proxenetismo", agregó la ministra.

El proyecto, iniciativa de diputados de la mayoría socialista y de la oposición conservadora, se propone disuadir a los clientes de prostitutas penalizando la compra de actos sexuales con una multa de 1.500 euros (más de 2.000 dólares), multiplicada por dos en caso de reincidencia. Prevé asimismo un "cursillo de sensibilización" como alternativa a la multa. El texto, que no prohíbe la prostitución, legal en Francia y ejercida por más de 20.000 mujeres, propone abrogar el delito de incitación que podía aplicarse hasta ahora a las prostitutas, una medida reclamada por éstas.

Fotografía: AFP.