Diseños de nueva vía a San Ramón estarán listos hasta 2016, estima Conavi

Ampliación​Cartel de la obra sería presentado a los seis bancos oferentes a inicios de la próxima semana

Las autoridades a cargo del proyecto de ampliación de la ruta San Ramón - San José no renuncian al objetivo de tener listo el fideicomiso que aportará los recursos para las obras antes de que acabe este 2015, sin embargo esto significará que el diseño del proyecto no estará listo sino hasta 2016 y el inicio de la construcción hasta 2017.

El directivo del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), Cristian Campos, aseguró que si todo sale bien el borrador final de los términos de referencia (requisitos del cartel de contratación) será presentado a los seis bancos oferentes a inicios de la próxima semana, y que a partir de ahí la expectativa es que para noviembre el contrato esté refrendado por la Contraloría General de la República.

Si se cumple el pronóstico de definir el fiduciario en lo que resta del año, el 2016 se concentrará en definir la estructuración del negocio, la contratación de la unidad ejecutora, la redacción de manuales y las contrataciones de diseños y obras.

"Siendo muy optimistas y apretando bien la faja, y esperando que nadie se ponga a cuestionar más de la cuenta de forma irregular, yo sí creo que para el 2017 pueda estar arrancando ya el proyecto como tal", estimó el directivo.

No obstante, para ello deberá estar listo el contrato y el fideicomiso antes de que termine el año.

"Nuestros esfuerzos apuntan a eso. Todavía estamos resolviendo un tema muy delicado que tiene que ver con la estructuración de negocio, ahí es donde los bancos están apuntando que sienten riesgo y es ahí donde nuestra labor es darles una propuesta que les dé esa seguridad jurídica", explicó Campos.

Directivo del Conavi, Cristian Campos

Esa estructuración de negocio responde principalmente a la forma en que el fiduciario recuperaría su inversión, pero también a la definición puntual de cuáles serán los costos totales del proyecto, vacíos que presenta el proyecto de ley y que le complican a las entidades financieras la labor de definir las tarifas que cobrarán.

"Por ser el primer fideicomiso de este tipo en el país posiblemente hay cosas que se pudieron hacer mejor en ese proyecto de ley. Por ejemplo la redacción no da una respuesta clara en ciertos aspectos que deben ser muy claros, como cuáles son los verdaderos costos del anteproyecto, de las fases de preconstrucción y construcción, datos todos que no van a estar listos hasta que se apruebe el fideicomiso", dijo Campos.

"La lógica pudo haber sido más inteligente pero no se hizo así. Por ejemplo el proyecto exige una estructura tarifaria a los oferentes, pero esa estructura va a depender de las expectativas de costo que se hagan y que no están contempladas dentro del proyecto", añadió el directivo.

Campos aseveró que ya están cerca de encontrar "un estadio objetivo" en ese aspecto, pues la versión final del proyecto les permite "moverse un poco" en la zona de regulaciones.

De momento los bancos que esperan por ese borrador son el de Costa Rica, Improsa, Crédito Agrícola de Cartago, Lafise, Scotiabank y el BCT.