No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

"Donald Trump" se llamará estación de tren que construirán en Jerusalén

Ministro de Transportes calificó de valiente polémica decisión de mandatario estadounidense de reconocer esa ciudad como capital de Israel

Israel dará el nombre "Donald Trump" a la estación de trenes que planea construir cerca del Muro de los Lamentos, lugar sagrado del judaísmo situado en la anexada Jerusalén Este, indicó el Ministerio de Transportes.

El jerarca de esa cartera, Israel Katz, decidió el martes adoptar las recomendaciones de un comité que estipula extender hasta el barrio judío de la Ciudad Vieja la futura línea de tren bala entre Tel Aviv y Jerusalén, y construir una estación a unas decenas de metros del Muro de los Lamentos, indicó el ministerio en un comunicado.

Esa estación se llamará "Donald John Trump", decidió el ministro, "debido a su decisión histórica y valiente de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel y su contribución a reforzar el estatuto de Jerusalén como capital del pueblo judío y del Estado de Israel".

El mandatario estadounidense decidió a principios de diciembre romper con una posición de hace décadas de la diplomacia estadounidense e internacional, reconociendo a Jerusalén como capital de Israel.

Esta decisión provocó un amplio rechazo internacional y encendió protestas en las que murieron doce palestinos. Casi toda la clase política israelí saludó una decisión que fue calificada como "histórica".

Los palestinos reivindican a Jerusalén Este, ocupada y anexada por Israel, como la capital del Estado al que aspiran. Israel proclama toda Jerusalén como su capital indivisible.

Para la ONU, el estatuto de la ciudad debe solucionarse con negociaciones entre israelíes y palestinos.

El Muro de los Lamentos está situado en el barrio judío de la Ciudad Vieja, justo debajo de la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar sagrado del Islam y que también es uno de los lugares más sacros para los judíos, que la llaman Monte del Templo.

La nueva línea de tren unirá estas dos ciudades en menos de media hora en 2018.

Se estima el costo de la línea de 56 kilómetros, que tendrá estaciones en Modin y en el aeropuerto Ben Gurion, en unos siete mil millones de séqueles (dos mil millones de dólares), según el ministerio.